Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerto de La Arena, en alerta, tras la última borrasca: “La próxima hay millones de pérdidas”

“Nos jugamos la vida por asegurar los barcos”, aseguran los titulares de amarres, que piden retirar una pantalla expuesta a los embates de la mar

Embarcaciones en el puerto de San Juan de La Arena.

Embarcaciones en el puerto de San Juan de La Arena. R. Solís

La imagen no es nueva. El temporal sacude las embarcaciones en San Juan de la Arena. Pero la llegada de la borrasca “Bella” para despedir el año 2020 en la comarca ha evidenciado un problema que se prolonga en el tiempo. Los propietarios de embarcaciones en el puerto de San Juan de la Arena advierten del peligro de “desastre” cada vez que los embates de la mar sacude una pantalla que se puso en su día para proteger los pantalanes, pero que, lejos de cumplir esa finalidad, se ha vuelto en su contra. Así lo advierte José Carlos Álvarez “Panerona”, presidente de la plataforma por la pasarela del Nalón, que uniría San Esteban de Pravia con San Juan de la Arena.

“Los dueños se juegan sus vidas por asegurar los barcos”, relata “Panerona”, mientras que la pantalla de protección que se colocó hace un tiempo “está rota y de un momento a otro puede soltarse”. Aseguran los vecinos que si ese dispositivo se desprende y va a parar hacia donde están los barcos “habrá millones de pérdidas materiales”.

El enorme peso de la citada barrera de protección, por ser de hormigón, “lo puede hacer todo añicos”, sostiene José Carlos Álvarez, una circunstancia de la que lleva haciéndose eco desde hace varios días. “Vendrán a valorar lo que hay, pero con la nueva borrasca, o solucionan el problema o el desastre está servido”, continúa diciendo. “Panerona” es presidente de la plataforma por la pasarela del Nalón, que uniría San Esteban de Pravia con San Juan de la Arena y conoce de cerca la peligrosidad de este punto del concejo de Soto del Barco.

Nuevo espigón

El pasado febrero otro temporal provocó daños en el puerto arenesco, destrozando dos espigones de los pantalanes. “Esto fue un aviso, cuando haya ocho metros de ola puede ser muy gordo”, avisaban entonces los pescadores arenescos, que se vieron obligados a trasladar sus embarcaciones al puerto vecino de San Esteban de Pravia (Muros de Nalón).

Los habituales de la zona y propietarios de embarcaciones llevan tiempo pidiendo un espigón, pues el flotante actual no quita la fuerza de la mar, entienden.

“Desde que hicieron la obra de la barra, hace treinta años, entra la mar y lo lleva todo. Cualquier día va a haber un disgusto gordo. No será porque no hemos avisado”, aseguraron tras aquel temporal del invierno pasado desde Cofradía de Pescadores San Juan Bautista de La Arena, Francisco García.

Compartir el artículo

stats