La Policía Local de Corvera tramitó un total de 285 denuncias desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento el pasado 15 de marzo y hasta el 31 de diciembre de 2020, según señaló ayer el concejal de Seguridad, Luis Martínez. Las denuncias se interpusieron por incumplir alguna de las medidas de prevención, contención y coordinación establecidas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el covid-19, así como por incumplimiento de la Ley de Seguridad Ciudadana, por faltas de respeto y consideración a agentes de la autoridad.

La primera denuncia interpuesta en Corvera tras decretarse el primer estado de alarma el pasado mes de marzo, fue a un grupo de jóvenes por incumplir, sin causa justificada, el confinamiento domiciliario establecido para toda España en pleno estado de alarma.

Desde entonces, la Policía Local interpuso 254 denuncias en relación al estado de alarma y las medidas anticovid, que fueron tramitadas ante Delegación de Gobierno y la Consejería de Sanidad del Principado. A ellas se sumaron otras 31 denuncias por faltas de respecto hacia los agentes policiales y negativas a la identificación.

“Durante el confinamiento domiciliario la actitud de los vecinos del concejo fue ejemplar, las denuncias fueron puntuales, pero las hubo, como también se produjeron algunas en las diferentes fases de la desescalada y posteriormente por incumplir normas como no llevar la mascarilla puesta, superar el número de personas que podían estar en grupo, por saltarse los confinamientos perimetrales que se decretaron en municipios vecinos como Avilés, Gijón y Oviedo, o por saltarse el toque de queda vigente”, manifestó el concejal.

“En total, se produjeron hasta finales de 2020, 285 denuncias. Hablamos de un periodo de casi diez meses y entre una población de casi 16.000 habitantes que tiene Corvera, con lo que la cifra de denuncias no es muy alta. Pero, no debemos olvidar la importancia vital que tiene el acatamiento de las normas establecidas para luchar contra esta terrible pandemia. Podemos asegurar que en Corvera no se bajará la guardia en este sentido y se seguirá controlando, como hasta ahora, que todo el mundo cumpla las normas y, quién no lo haga tendrá que atenerse a las consecuencias y pagará por ello”, aseguró Luis Martínez.

Las sanciones asociadas al estado de alarma pueden ser de, al menos, 600 euros.