Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Rodríguez sacude la asfixia del covid en “Madrid, color y dolores”

El castrillonense aborda en su estreno literario el sufrimiento por el dolor ajeno ante la pandemia desde su experiencia en la capital

Pablo Rodríguez Calzado.

Pablo Rodríguez Calzado.

“Madrid, color y dolores” es el primer libro de poemas del castrillonense Pablo Rodríguez Calzado. La obra esta editada por Café Literario Ediciones, una iniciativa de varios establecimientos hosteleros madrileños donde reside desde hace años el autor nacido en Piedras Blancas en 1990.

“La obra es un libro de sonetos que aborda una crítica social hacia los elitistas barrios del centro de Madrid escritos en tono satírico e irónico”, señaló el autor. “Son versos libres, una poesía compleja”, añadió.

Pablo Rodríguez Calzado estudió en el colegio público de Campiello y en el instituto Isla de la Deva, ambos en Piedras Blancas. Se diplomó en Trabajo Social en la Escuela de Gijón y compatibilizó sus estudios con el trabajo de camarero en un establecimiento de la capital castrillonense. Hace unos años se trasladó a Madrid donde trabajó también en el sector de la hostelería. La pandemia le ha influido de manera diferente a muchos españoles. “Para lo que yo hago no me está influyendo mucho la pandemia . Escribo en los bares (una herencia de autores como Ernest Hemingway, Jean Paul Sartre o Dylan Thomas, entre otros muchos)”.

“El confinamiento de la primavera me lo pasé en casa leyendo y escribiendo, le saque partido pero sufro mucho por el dolor ajeno”, explica. Ahora vive en el barrio de Lavapiés y cuando tiene tiempo sigue escribiendo por lo bares. “En Madrid es fácil porque hay pocas restricciones”, señala. Él dice que hace lo mismo que antes de la pandemia pero con mascarilla.

“Ahora estoy escribiendo Octavas reales y leyendo a Góngora. En el futuro está por llegar pero quiero publicar el libro que escribí antes de ‘Madrid, color y dolores’. Se trata de “Romancero Asturiano”.

Pablo Rodríguez Calzado incluye en su “Romancero Asturiano” un recuerdo al exfutbolista del Sporting Enrique Castro, Quini. “Es un libro basado en la antropología asturiana: mitología, folclore, fiestas populares. Consta de 16 romances y es un guiño al ‘Romancero gitano de Federico García Lorca”, dice. “Con ese trabajo traté de reflejar las costumbres populares y el folclore asturianos e incluso las luchas mineras. Mi idea no es localista sino universalizar el mundo astur”, cuenta. Mientras no esconde su querencia por Lorca, Antonio Machado o Miguel Hernández, entre otros muchos.

Compartir el artículo

stats