Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las licencias urbanísticas bajan a los niveles de 2018 en el año del covid-19

Los permisos relacionados con la hostelería y el comercio descienden ligeramente y las declaraciones responsables casi se duplican en un año

Obreros en una construcción en Avilés.

Obreros en una construcción en Avilés. MARA VILLAMUZA

Las consecuencias derivadas de la pandemia de coronavirus que se desencadenó en 2020 también tuvieron su reflejo en el sector de la construcción en Avilés. El número de licencias urbanísticas descendió un 15% respecto a 2019, rompiendo la tendencia al alza de los dos ejercicios anteriores. Las estadísticas del Ayuntamiento de Avilés reflejan que en el último año se tramitaron 961 licencias de este tipo, frente a las 1.130 de 2019. Se mantienen a la baja los permisos relacionados con la actividad comercial y hostelera, en descenso en el último bienio. Se concedieron 637 licencias de actividad, 32 menos que el año anterior (un descenso de casi el 5%), la cifra más baja del último lustro.

El concejal responsable de licencias hace una lectura positiva de su evolución en 2020 dada la inactividad que acompañó a buena parte del ejercicio por las restricciones derivadas de la crisis sanitaria por el covid-19. “A pesar del parón económico y social provocados por la lucha contra la pandemia, la tramitación y concesión de licencias municipales se mantuvo en 2020 en niveles similares a 2019”, señaló Pelayo García. El edil destacó el incremento de las declaraciones responsables en el caso de las licencias de apertura, con “la agilización de los trámites administrativos que conllevan”. En 2019 se registraron 81 declaraciones responsables y casi el doble (153) el pasado ejercicio.

Rehabilitaciones

Lo que volvió a tirar de la construcción fueron las rehabilitaciones. El 93% de las licencias urbanísticas que concedió el Ayuntamiento en 2020 fueron para reformas (un total de 898, 18 obras integrales y 870 de otro tipo, como fachadas, cubiertas o interiores). Pelayo García destacó precisamente el dato de reformas de fachadas de edificios colectivos de viviendas (seis, aunque ocho menos que en 2019) y las 15 licencias para la instalación de ascensores (cinco más que en el ejercicio anterior).

Fueron 17 las licencias que se concedieron para obras de nueva construcción, una más que el año anterior, de las que cinco fueron para edificios colectivos de viviendas (dos más que en 2019).

En cuanto a las licencias de actividades, bajaron las de obras (301 frente a las 359 del año anterior) pero subieron las aperturas (de 120 a 203). De estas, siete fueron bares y 81 declaraciones responsables. En cuanto a los cambios de titularidad de negocios, en 2020 se registraron 131, veinte menos que en el pasado ejercicio.

Compartir el artículo

stats