Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro armador da poderes a Badiola para que siga de patrón de la cofradía pesquera

“Virgen de las Mareas” recurre por la vía contenciosa la decisión del Puerto que le priva del uso del local que le sirve de sede en la rula vieja

Tomás Badiola.

Tomás Badiola. Mara Villamuza

La cofradía de pescadores “Virgen de las Mareas” ha cerrado la crisis presidencial abierta el pasado lunes de forma que el patrón mayor, Tomás Badiola, siga en el cargo y no sea necesario convocar un proceso electoral anticipado. Para validar la continuidad de Badiola, a quien habían retirado la representación empresarial que ostentaba (requisito indispensable para ser patrón mayor), una segunda sociedad armadora dio poderes de representación al patrón, que de ese modo vuelve a tener plenas facultades presidenciales.

Como informó ayer este periódico, el apoderado de la sociedad mercantil Pesquerías Pixuetinas, S. L., Juan Antonio Menéndez Garay, notificó a la cofradía de pescadores “Virgen de las Mareas” de Avilés que la empresa ha tomado la decisión de causar baja como afiliada de la corporación pesquera “por motivos internos de gestión”; en consecuencia con esa decisión empresarial, la firma armadora revocó expresamente las autorizaciones y apoderamientos que había concedido en el pasado para actuar en su nombre y representación en el ámbito de la cofradía pesquera avilesina y más concretamente los otorgados a Tomás Badiola a efectos de sufragio activo y pasivo; esto es, los que le permitieron concurrir a las elecciones de 2019 y convertirse en patrón mayor, un cargo que llevaba ocupando de forma interina desde 2017.

Los rectores de la cofradía de pescadores se negaron el pasado lunes a registrar la notificación de la retirada de poderes a Badiola, lo que obligó a la sociedad armadora a hacer la comunicación por burofax

decoration

Los rectores de la cofradía de pescadores se negaron el pasado lunes a registrar la notificación de la retirada de poderes a Badiola, lo que obligó a la sociedad armadora a hacer la comunicación por burofax. El secretario de “Virgen de las Mareas”, Alejandro Álvarez, manifestó ayer que no tenía “constancia oficial” de la decisión de la firma Pesquerías Pixuetinas “ni por registro ni por burofax”. Pero pese a ese desconocimiento y habida cuenta de que el asunto de la retirada de poderes a Badiola “se rumoreaba”, la directiva de la cofradía convocó el martes –siempre según el testimonio del secretario– una junta general extraordinaria con una doble finalidad: capacitar nuevamente a Badiola para el cargo de presidente mediante el otorgamiento de nuevos poderes y cambiar la sede social de la entidad, a la que el Puerto ha dejado sin el local que vino ocupando los últimos 35 años en la rula vieja.

Alejandro Álvarez confirma que “otra sociedad armadora” ha dado poderes a Badiola pero rechaza difundir el nombre de la misma “porque eso pertenece a la esfera de la confidencialidad empresarial”. Así mismo, el secretario asegura que para cubrir la vacante que deja en el cabildo la baja en la sociedad de Pesquerías Pixuetinas “se ha dado entrada al sustituto previsto en la candidatura” que concurrió a los comicios de 2019 (Jonás González Loza, representante de la sociedad Villaselán 99 S. L.) A juicio de Álvarez, “todo vuelve a estar en orden”.

Por otra parte, el acto de entrega al Puerto de Avilés de las llaves del local que sirve de sede a la cofradía “Virgen de las Mareas” en la rula vieja, previsto para ayer, fue suspendido al haber presentado la corporación pesquera un recurso contencioso-administrativo acompañado de la petición al juez de medidas cautelarísimas de salvaguarda de sus derechos. De este modo, serán los tribunales los que decidan sobre la legitimidad de la decisión portuaria de expulsar a la cofradía de sus dominios. En previsión de que, efectivamente, la cofradía quede exiliada del muelle, sus dirigentes tienen un plan “B”: llevar su sede a un local de la avenida Conde de Guadalhorce.

Compartir el artículo

stats