Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota de cerco hace balance positivo de un año marcado por la abundancia de bocarte

Los armadores asturianos ven con esperanza la paulatina recuperación del stock de sardina y celebran la posibilidad de canjear cupos de jurel

La rula de Avilés.| RICARDO SOLÍS

La rula de Avilés.| RICARDO SOLÍS

La Secretaría General de Pesca reunió esta semana telemáticamente a los representantes de las flotas de cerco de las comunidades autónomas con fachada litoral al Cantábrico para hacer balance de la campaña pesquera de 2020 y planificar la de 2021. Más allá de matices, la satisfacción por el cumplimiento de los objetivos de capturas y la gestión eficaz de los recursos fue la nota predominante. A destacar la excepcional costera de bocarte, sobre todo en la costa asturiana.

La abundancia de bocarte es una realidad que avalan los científicos y eso da tranquilidad a los armadores respecto al desarrollo de la costera de 2021. Además, la Unión Europea ha reconocido ese buen estado del recurso ampliando en un 3 por ciento el cupo que podrá pescar la flota española. En el caso de Asturias, a todo lo anterior se une el acuerdo pionero alcanzado con los agentes comerciales del Principado y en virtud del cual se garantizan precios de compra superiores a la media, un reconocimiento explícito al plus de calidad que logran dar los cerqueros asturianos a sus capturas de bocarte.

El stock de sardina (compartido con Portugal) sigue bajo mínimos, pero dentro de lo malo comienza a dar signos de recuperación; al menos, según se puso de manifiesto en la reunión, no ha ido a peor. Y otra novedad comentada en el encuentro sectorial es la posibilidad existentes desde este año de intercambiar cupos de jurel (chicharro) entre barcos de diferentes artes; de ese modo, los armadores podrán hacer una mejor planificación de su actividad.

Compartir el artículo

stats