La Consejería de Educación ha decidido cerrar el colegio Sabugo, el Palacio Valdés y varios ciclos del IES Menéndez Pidal en Avilés como consecuencia de varios brotes covid en sus aulas. Según ha informado el departamento regional, ya se ha dado a conocer a las direcciones la cancelación de las clases presenciales, a partir de mañana, y el paso a la docencia telemática. Esta medida, que afecta a 700 estudiantes, se prolongará, en principio, durante los próximos 10 días, pero podría extenderse en función de la situación epidemiológica, si así lo requieren las autoridades sanitarias.

La comisión técnica integrada por Educación y Salud ha adoptado la decisión esta mañana, tras comprobar la incidencia registrada en los últimos días. Esta es una de las posibilidades recogidas en la Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos, publicada en septiembre.

Además, el comité ha decidido remitir un escrito a todas las direcciones de los centros sostenidos con fondos públicos en el que se insta a la comunidad educativa a intensificar aún más las medidas de prevención y seguridad recogidas en los planes de contingencia. Entre otros aspectos, se recuerda la obligación de vigilar el cumplimiento del uso obligatorio de la mascarilla y respetar una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros, además del lavado frecuente de manos y la ventilación de espacios.

También se procurará reducir la movilidad y limitar el número de contactos para profesorado y alumnado. Al mismo tiempo, se restringirá el acceso de personas ajenas a los centros. En el comedor escolar, se mantendrán los grupos estables de convivencia y en el transporte escolar, se establecerá una organización fija de los asientos, con una distancia mínima de seguridad. 

El Ejecutivo autonómico recomienda a los miembros de la comunidad educativa que hayan podido relacionarse con algún afectado o tener conductas de riesgo que llamen al teléfono 984 100 400. Además, es necesario que se aíslen hasta que los profesionales sanitarios determinen cómo deben actuar. 

El colegio Palacio Valdés tenía confinados en sus domicilios a los alumnos de cinco de sus doce aulas en los últimos días por la detección de un foco de covid y como medida cautelar para frenar la propagación del coronavirus. Y del brote de covid que obligó a suspender hace ocho días la actividad docente presencial en colegio Sagrada Familia de Las Vegas (Corvera) son ya una treintena los casos positivos entre los alumnos (de un total de 140 matriculados) y una decena entre el profesorado y el personal auxiliar. Todos los afectados tienen síntomas leves o son asintomáticos (especialmente los colegiales), y de momento no han sido necesarios ingresos hospitalarios. También en Corvera, el colegio de primaria de Los Campos se ha visto obligado a confinar al alumnado de un aula por un caso positivo.