DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Director de “Las criadas” y director adjunto del Teatro Español de Madrid

Luis Luque: “Queremos ayudar a quienes buscan en el teatro huir de este desconcierto”

“El grito de Jean Genet en ‘Las criadas’ es menos burgués y más auténtico, es el grito de los que no tienen amor, los que están solos”

Luis Luque. | Mara Villamuza

Luis Luque. | Mara Villamuza

El director adjunto del teatro Español de Madrid es Luis Luque (Madrid, 1973). Atiende a LA NUEVA ESPAÑA por teléfono. Presenta esta tarde (19.00 horas) en el Centro Niemeyer su penúltima creación: “Las criadas”, del dramaturgo francés Jean Genet. Mañana viaja al Jovellanos de Gijón (19.30 horas).

–¿Por qué eligió “Las criadas”?

–Aunque suene excesivamente poético: no eliges las obras, te eligen a ti. Soy fan del teatro de repertorio europeo del siglo XX, sobremanera de los autores más al margen, de los arrabales de la vida y Jean Genet estuvo mucho en los arrabales de la vida. Su grito es menos burgués y más auténtico. El suyo es grito para los que no tienen amor, para los que están solos, para los que menos tienen. Todo eso está en “Las criadas”.

–Esta ¿cuál es? ¿su octava o novena colaboración con el premio Nacional Paco Bezerra?

–(Piensa). La octava. Es difícil mantener la colaboración con un creador como Bezerra, pero lo mejor es su voz poética. No tiene ningún libro de poesía, pero su escritura dramática cuenta con elementos de la poesía. Además, compartimos el alma andaluza, esa sociedad tan antigua que se protege en lo oculto. Además, nos llevamos muy bien y somos amigos y ya sabe usted lo difícil que es mantener una amistad de años.

–Se bregó en la escena alternativa y ahora es todo “mainstream”.

–Muchas veces abro los ojos y me pregunto cómo ha podido ocurrir todo lo que ha ocurrido. Mi maestro Miguel Narros me incitó el amor por las artes escénicas. He hecho que mi vida entera ruede en torno al teatro y siento que en él estoy salvado. Cuando te dedicas en cuerpo y alma a algo como la escena, al final llegas a donde ni siquiera te habías imaginado. Tenía ganas de gestionar en lo público, tener la visión de lo colectivo y darlo todo. Y aquí estoy. Mi experiencia viene del off, del teatro independiente, de producirte tus propias obras. Eso te lleva a conocer de verdad lo que hay detrás de un espectáculo: solucionar los problemas que llegan.

–Y ahora lo suyo es dirigir las Naves del Español.

–En realidad no. Natalia Menéndez es la directora artística del Español y yo su director adjunto. No es que ella esté en la plaza de Santa Ana y yo en la Naves: lo llevamos los dos. Lo que queremos es volver a llevar teatro de texto, de gran repertorio al público que había quedado fuera del proyecto anterior. Nuestro proyecto es incluyente.

–Y encima, le toca la pandemia.

–Los proverbios dicen que vivas el momento, que el único tiempo posible es el presente. No sé gestionar un teatro sin pandemia. Hemos montado un “Marat / Sade” con la debida distancia: nunca había trabajado con actores sin verlos. Y lo hice sólo escuchándoles. Esto ha provocado mucho desconcierto, pero hemos aprendido a dar un pelín de certidumbre a aquellos que buscan que el teatro les ayude a escapar del desconcierto.

–Y se pone a hacer un “Marat / Sade” con ese pasado ilustre de anteriores directores.

–Hacer teatro tiene mucho de inconsciencia. La pandemia nos ha hecho más libres porque ha hecho que nuestro grito sea revolucionario.

Compartir el artículo

stats