DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El administrador concursal del Matadero de Avilés presenta el plan de liquidación

El juzgado rechaza parar el proceso de disolución de la sociedad que pidieron los dueños de la sociedad y la empresa Frioborben

Dos corredores pasan por delante de las antiguas instalaciones de Mavicar.

Dos corredores pasan por delante de las antiguas instalaciones de Mavicar.

El administrador concursal de la empresa Matadero de Avilés, Carne de Asturias (Mavicar), presentó ayer en el juzgado de lo Mercantil de Oviedo, el que vigila el proceso de disolución de la empresa cárnica, el plan de liquidación a desarrollar en los próximos meses. Este plan se fundamenta sobre la base de convertir en dinero sus activos sociales con el fin de amortizar las deudas generadas por los gestores de la empresa en los últimos años, los que crearon un agujero de dinero en la firma superior a dos millones de euros. Ahora es el juzgado el que tiene que aceptar la hoja de ruta diseñada por el administrador concursal. También puede enmendarla.

La idea del administrador concursal es vender todos los activos: la unidad productiva, el suelo y las naves y, por último, la maquinaria. Juan Jesús Menéndez, el administrador concursal, explicó que la única condición que va a reclamar a cualquier posible comprador es que la oferta que presenten sobre el negocio sea igual a la de las naves. “Si esto es así, el comprador se podrá quedar el resto de los activos contenidos en las naves”.

La presentación del plan de liquidación es el paso siguiente a la disolución de la sociedad. Esto se produjo hace unas pocas semanas. El órgano de administración de Mavicar (los propietarios de las participaciones de la empresa) habían pedido que el proceso de disolución se detuviera. También lo había hecho la empresa Frioborben, que había manifestado a través de la prensa su interés en comprar la empresa cárnica. El titular del juzgado que vigila el proceso no aceptó las pretensiones ni de unos, ni de los otros. Y no lo hizo, según reza una providencia dictada el jueves, porque las dos peticiones no se sustentan sobre ninguna base jurídica. Esto significa, que la sociedad, que está disuelta, inicia su liquidación dado que, también este jueves, se activó el expediente de extinción de contratos de los trabajadores.

Compartir el artículo

stats