El exsecretario del PSOE de Avilés, Álvaro Álvarez, asegura que "es falso" y "poco creíble" que se ofreciera a influir o intermediar en favorecer a una de las empresas que opta al contrato de desmantelamiento de las Baterías de coque y se pone "a disposición de la Fiscalía para aclarar cualquier supuesto y contribuir a que se resuelva este proceso cuanto antes".

Álvarez ha remitido un comunicado en el que ofrece su versión de los hechos que han llegado a la Fiscalía de Avilés. Según su relato, el pasado 31 de diciembre mantuvo "un encuentro informal con representantes de Lezama Demoliciones y una empresa local del sector (a iniciativa de ésta última como contratista habitual de Lezama en Asturias) debido al interés del primero en conocerme y de ambas en conocer mi opinión sobre el proceso de adjudicación de las obras que Sepides desarrolla en los terrenos de las antiguas Baterías, dado su carácter de empresas vinculadas a Asturias (la UTE Lezama-Los Álamos era la única de las aspirantes a este contrato que contaba con una empresa vinculada a la región y la empresa local gestionaría el hierro y chatarra de la demolición)". 

Entonces, prosigue, "Sepides ya había hecho público que tres de las empresas que presentaron sus propuestas al concurso estaban admitidas y en este encuentro del día 31 la propia Lezama reconoció que estaban muy bien  posicionados y tenían muchas posibilidades de ganar el concurso. Lo cual hace todavía más incomprensible el supuesto intento de intermediación que falsamente se me atribuye".

Te puede interesar:

Álvaro Álvarez destaca que "el propio escrito que la mesa de contratación envía a la Fiscalía confirma que no se produjo en todo el proceso ningún tipo de injerencia por mi parte". "Es decir, ni los hechos que se me atribuyen por parte de estas empresas se produjeron, ni yo me ofrecí para llevarlos a cabo. Y mucho menos, a cambio de ningún tipo de contraprestación", asevera.

El exlíder de los socialistas avilesinos subraya que "resulta muy poco sólido y nada creíble atribuirme una capacidad de influencia de que la carezco por completo en un procedimiento de contratación que corresponde exclusivamente a una empresa de la administración general del Estado". "En este momento me encuentro jubilado y no ejerzo ningún papel ni representación institucional, y estoy fuera de cualquier ámbito de decisión, tras una conocida e intachable trayectoria como representante público. Estoy a disposición de la Fiscalía para aclarar cualquier supuesto y contribuir a que se resuelva este proceso cuanto antes", concluye el exviceconsejero de Administraciones Públicas del Principado.