Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pescadores asturianos defienden ser vacunados de covid de modo preferente

Los profesionales de la mar, en línea con el planteamiento hecho en Cantabria, apelan a su carácter esencial y a sus condiciones de trabajo

Joana Martínez y Alberto Alonso, en el puerto pesquero de Cudillero, en un pasado control de covid a pescadores. | Alejandro de la Fuente

Joana Martínez y Alberto Alonso, en el puerto pesquero de Cudillero, en un pasado control de covid a pescadores. | Alejandro de la Fuente

Primero lucharon para que se les hicieran test PCR con carácter previo a su embarque para detectar posibles casos de covid en las tripulaciones y ahora los pescadores asturianos defienden ser vacunados a la vez que otros colectivos considerados “esenciales” para reducir los riesgos asociados a la epidemia de coronavirus en el sector. Al frente de esta demanda de inmunización se ha colocado la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado de Asturias, que preside Adolfo García Méndez: “No pedimos ni queremos ser los primeros, pero tampoco los últimos. Lo que planteamos a las autoridades sanitarias es que se tenga en cuenta a los pescadores, como trabajadores esenciales que son, en los calendarios de vacunaciones del covid”.

Los pescadores asturianos miran a Cantabria y ponen esa comunidad como ejemplo. Y es que el Gobierno cántabro defendió hace días la “necesidad” de incluir a los pescadores entre los grupos laborales y profesionales prioritarios en el plan de vacunación contra el covid-19. El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, planteó ese tema en su intervención en el consejo consultivo de política pesquera para Asuntos Comunitarios, donde recordó la importancia de tener en cuenta al sector “dada la proximidad inmediata del comienzo de distintas costeras en el mes de febrero”. Blanco llegó a sugerir a sus homólogos de la Cornisa que hagan lo mismo –defender la vacunación preferente de los pescadores– en sus respectivas comunidades autónomas.

Los razonamientos del consejero cántabro en defensa de la prioridad de vacunación para los pescadores son los mismos que se utilizan en Asturias: “Los pescadores trabajamos codo con codo en distancias cortas y cuando se produzcan los embarques a partir de febrero para comenzar campañas de pesca como la xarda o el bocarte tendremos dificultades para mantener las distancias de seguridad a bordo de los barcos”.

El presidente de la federación regional de cofradías pesqueras asegura que desde la federación estatal se ha hecho saber que está elaborándose un documento que será enviado a la Administración sanitaria respaldando la petición de vacunas para todos los colectivos pesqueros españoles. “Desde Asturias, como no puede ser de otro modo, nos adherimos a lo que defiende la federación nacional”, aseguró Adolfo García Méndez, quien resalta la “dificultad de adoptar medidas de seguridad sanitaria en un espacio tan reducido y confinado como es un barco” y recuerda la razón por la que los pescadores son considerados trabajadores esenciales en la pandemia: “Proveemos alimentos, como bien se demostró cuando el Gobierno decretó el encierro domiciliario”.

El primer colectivo pesquero que planteó en Asturias la vacunación contra el covid fue el que agrupa a los barcos que faenan en aguas comunitarias, cuyo régimen de trabajo implica estancias de hasta 15 días en alta mar. Esos periodos sin contacto con tierra son un arma de doble filo desde el punto de vista epidemiológico: si todos los tripulantes están libres de covid es garantía absoluta de que no habrá contagios, pero si alguno es positivo el barco se convierte en un polvorín infeccioso.

Compartir el artículo

stats