Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Suárez-Lledó | Asesor del Esfera III Global Gradient

El asturiano que apostó por Gamestop: “Serán tendencia las plataformas para inversores minoristas”

“Lo que ha ocurrido, la coordinación de varios inversores para manipular el precio de un activo, es ilegal”

Una tienda de GameStop. En la imagen pequeña, Jose Suárez-Lledó

Una tienda de GameStop. En la imagen pequeña, Jose Suárez-Lledó

Jose Suárez-Lledo, aunque es natural de Gijón, está vinculado a Avilés, donde reside la familia de su esposa. Y siempre que encuentra un hueco en su apretada agenda viaja hasta Salinas, en Castrillón. Tiene 41 años y un currículo sobresaliente. Es asesor del fondo de inversión Esfera III Global Gradient, el más rentable de Europa a comienzos de este 2021: en octubre cruzó con acierto algoritmos de machine learning (aprendizaje automático) con “GameStop” y “Bed Bath & Beyond” (BBBY), la primera especialmente elevada a máximos con una estrategia ahora en tela de juicio por la acción de coordinada de seguidores de la red social Reddit. Suárez-Lledó ejerce también como profesor universitario.

–¿Cómo se especializó en el aprendizaje automático para desembarcar en el mundo de los fondos de inversión?

–Hice el doctorado en Economía especializado en Finanzas, en Estados Unidos. Allí adquirí base de programación informática y de las técnicas de los algoritmos que se usan. Luego, en el mundo del aprendizaje automático, continué aprendiendo durante mi etapa como consultor en Londres. Y seguí al regresar a España, mucho por iniciativa propia, haciendo cursos especializados en esto.

–¿En qué puede ayudar todo eso de los algoritmos a temas de economía cotidiana?

–Los algoritmos son un conjunto de instrucciones que recibe el ordenador para que te calcule cosas o escanee datos. Si quiere pensar en inteligencia artificial, las recomendaciones que llegan en Youtube o por redes sociales de una película o un producto están basadas en esos algoritmos, unos cálculos que hace el ordenador por detrás, basados en la información que hemos dado con las canciones o las películas que hemos elegido, el tipo de comentarios que has hecho o los “likes” que hemos recibido. Todo eso son datos para la máquina, y la máquina con esas órdenes de cálculo va concluyendo que te gustan una serie de cosas. En el caso de coches sin conductor lo mismo, se van recogiendo todos los datos que hay en la carretera y que hacen que un vehículo, en un momento dado, detenga la marcha.

–¿El futuro pasa por una combinación de algoritmos?

–Esto va a ir a más en el grado que haga las cosas más eficientes. Cada vez se generan mayor cantidad de datos y esa cantidad de datos es posible analizarlas con este tipo de algoritmos. Otras técnicas de estadística más tradicionales no pueden asumir esta cantidad de información que se genera a día de hoy en el mundo. Y queda en manos de la gente usarlos de forma correcta o no.

–¿Por qué apostó por la firma “GameStop” cuando nadie daba un duro por ella? ¿Qué le “chivaron” los algoritmos?

–Esa es la imagen que se ha creado con el ruido que ha habido. La compañía tenía unos cuantos agentes que apostaban a que iba a caer su valor y, si se me permite la opinión, no era muy equivocada porque a la empresa le estaba constando adaptarse a la situación y las perspectivas no eran nada buenas. Pero también había mucha gente que estaba posicionada favorablemente con la empresa, de hecho, ha habido algún fondo más que ha ganado. Entonces nuestra historia surge porque nosotros asesoramos el fondo con dos algoritmos principalmente a la hora de identificar oportunidades, y uno de ellos, ya a principios de octubre, nos daba que una de las oportunidades que teníamos que coger era “GameStop”. Este algoritmo identifica el entorno macroeconómico y el entorno financiero que hay en cada momento y ya decía que la situación era similar a la de la segunda mitad de 2015: entonces “GameStop” lo hizo bien. Con esto quiero decir que lo nuestro no fue una aventura de las últimas semanas. Me gustaría destacar, en esta línea, que además de “GameStop” y de “Bed Bath and Beyond” teníamos otras cincuenta posiciones, y lo que ocurrió el pasado enero fue solo parte de nuestra subida; ya antes de esas dos empresas veníamos subiendo un 15 por ciento ese mes.

–El caso de “GameStop”, alentado por redes sociales, parece una batalla de pequeños contra grandes…

–Es cierto que esta corriente es relativamente nueva: los inversiones minoristas tienen más información para invertir en el mercado y esto probablemente irá a más. Pero lo que ha ocurrido es un caso particular de unos pocos inversores con más experiencia, los gurús que llaman en redes que dan ideas de inversión, y unos cuantos se lanzaron a ello y, al final, han conseguido lo que han conseguido. No sé si ha sido intencionadamente una lucha de pequeños contra grandes. No sé si esa es la intención o no, pero sí sé, y eso me gustaría que quede claro, que esto que han hecho es ilegal porque la coordinación de varios inversores para manipular el precio de un activo es ilegal y probablemente será castigado. Y será más difícil que se produzca en el futuro.

–Con el mundo patas arriba por el covid, ¿cree más frecuentes este tipo de operaciones de pequeños inversores?

–Ahora que la SEC (Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos) se ha metido a investigar yo veo más difícil que se den casos como el de “GameStop” o la plata poco después. Seguirá en tendencia la aparición de plataformas que darán acceso a los inversores minoristas al mercado financiero, pero con eso no hay ningún problema.

Compartir el artículo

stats