Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La producción de Alu Ibérica cae dos tercios desde que salió Alcoa

El comité de San Balandrán pide a la Delegada de Gobierno que facilite la nueva convocatoria de la mesa por la industria del Ministerio

Alu Ibérica

Alu Ibérica

La producción de tocho de aluminio de San Balandrán cayó dos tercios desde que salió de la planta avilesina la multinacional Alcoa, esto es, en julio de 2019. Actualmente, las instalaciones fabriles las controla la entidad comercial Grupo Industrial Riesgo junto a su socio Parter Capital Group, que vendió a David Domenech en abril de 2020 un 74,9 por ciento de las plantas que había adquirido a la multinacional norteamericana en julio de 2019.

La caída de la producción ha ido, por tanto, de las 58.500 toneladas de 2018 (el último ejercicio con responsabilidad completa de la multinacional norteamericana) a las 20.000 de promedio de 2020 (con la gestión compartida entre Parter y Riesgo). En 2019, que es un ejercicio que hicieron a medias Alcoa y Parter, la producción fue de 30.400 toneladas de tocho.

La compañía de David Domenech, en su segundo boletín digital, señala, sin embargo: “Desde que Grupo Riesgo asumió la dirección de las plantas de Alu Ibérica en Avilés y A Coruña, la producción total de tocho de aluminio en las fábricas ha pasado de obtener una media mensual de 2.953, 87 toneladas en los meses de 2020 en los que gestionó la empresa el fondo Parter, a 3.372,27 toneladas, con la nueva dirección, lo que supone un incremento del 14,2 por ciento”.

En ese mismo boletín, la empresa explica su punto de vista sobre el juicio promovido por los sindicatos representados en los comités de empresa de Avilés y La Coruña contra las 26 empresas vinculadas a la operación de compraventa de las plantas alumineras asturiana y gallega. Esas 26 sociedades están vinculadas, por una u otra vía a la multinacional Alcoa, al fondo Parter Capital y a la entidad comercial Grupo Industrial Riesgo.

Dicen estos últimos: “Hemos sabido esta semana que se ha aplazado hasta el 20 de mayo la vista ante la Audiencia Nacional del juicio promovido por los sindicatos para volver atrás en el tiempo hasta el momento en que se ofreció a los trabajadores unas condiciones para poner fin a la actividad de las plantas de Avilés y A Coruña”. Y añaden: “desde aquel momento hasta hoy, los posteriores propietarios de la empresa han trabajado en encontrar nuevas vías sostenibles para conservar la actividad industrial y, con ello, mantener el empleo y el tejido industrial en torno a las plantas. Alu Ibérica tiene hoy un nuevo plan industrial centrado en la producción de aluminio verde circular con un proceso industrial sostenible y poco vinculado a los elevadísimos costes energéticos del mercado eléctrico”. Y concluyen: “Mientras tanto, hay quienes viven de espaldas al futuro y tratan de que sus compañeros compartan la visión de que cualquier ruina pasada fue mejor…”

Según los representantes sindicales, la planta de Avilés ha recibido “cuatro camiones” de chatarra esta semana “después de haber dejado en nada los boxes del departamento de fundición”. Esto se suma a la duda generada de la llegada a Avilés de las mesas de colada que Riesgo había prometido (su inversión estrella). Y la razón vuelve a ser la de no mantener el calendario de pagos pactado con su proveedor sueco. Pasa igual con la obra que se estaba desarrollando en La Coruña (la instalación de gas): otro de los anuncios más reiterados de Alu Ibérica.

Ante esta situación, el comité de Alu Ibérica en Avilés quiere la mediación de la Delegada de Gobierno en Asturias, Delia Losa. “Queremos que facilite la convocatoria de la mesa de la industria, la del Ministerio. Queremos trasaldarle la situación caótica en la que nos encontramos y queremos que nos escuche porque no logramos que lo haga el presidente del Principado”, concluyó el presidente del comité, José Manuel Gómez de la Uz.

Compartir el artículo

stats