Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un pueblo asturiano, en rebelión contra la SGAE, a la que deben 9.000 euros: “No pagaremos”

La asociación vecinal de Manzaneda (Gozón) rechaza abonar la cantidad adeudada por ser “una entidad sin ánimo de lucro”: “No ganamos nada con los festejos”

La sede de la SGAE, en Madrid.

La sede de la SGAE, en Madrid.

No es no. La Asociación de Vecinos “La Purísima” de Manzaneda (Gozón) se ha declarado en rebeldía contra la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) y aseguran que no pagarán los 9.000 euros que les deben por los derechos de autor de la música interpretada en sus fiestas patronales entre 2013 y 2017. “En primer lugar, no tenemos dinero para pagarles. Pero es que aunque lo tuviéramos, no se lo íbamos a pagar”, advierte José Manuel Álvarez, presidente de la entidad, que argumenta su decisión en que la que representa “es una asociación sin ánimo de lucro”: “No ganamos nada con las fiestas y por eso nada debemos”.

La deuda contraída por la asociación vecinal de Manzaneda con la SGAE viene de años atrás. Como muchas asociaciones de festejos y vecinales del Principado, en 2017 recibieron la llamada de la sociedad para reclamar los derechos de autor de la música interpretada por orquestas en las fiestas patronales de años anteriores.

Las reclamaciones de la SGAE fueron desoídas por los de “La Purísima” desde un primer momento. Esto derivó en que los autores decidieran llevar a los tribunales a los vecinos de Manzaneda, que tampoco quisieron saber nada. Tras declararles en situación legal de rebeldía procesal y después de analizar la documentación aportada por la SGAE, el Juzgado de lo mercantil número 3 de Gijón, condenó a la asociación de vecinos a pagar 6.659,03 euros en concepto de derechos de autor en octubre del año pasado.

El fallo judicial no inquietó ni lo más mínimo a la directiva de la entidad vecinal, que no ha contestado ni a un solo requerimiento de pago de los recibidos hasta el momento, ni tiene pensado hacerlo. “En las últimas semanas nos han llegado cartas de la SGAE reclamando más de 9.000 euros”, afirma José Manuel Álvarez, firmemente convencido de que no abonarán la suma que se les reclama. “No tenemos dinero para hacerlo. Lo poco que había era para organizar actividades y poco más”, relata el presidente.

Tras este conflicto también hay un trasfondo, en cierta manera, de carácter ético o moral. “Somos una asociación sin ánimo de lucro. No ganamos nada con las fiestas, las organizamos por los vecinos. Pagamos a todos el mundo, por supuesto las orquestas que, además, también pagan un canon a la SGAE”, descarga Álvarez, para avalar la rebelión gozoniega. Lo que tiene claro es que la presión que está ejerciendo la SGAE sobre ellos puede acabar derivando en la disolución de “La Purísima”. “No paran de darnos palos por todos lados. Si finalmente nos embargan las cuentas o nos siguen presionando tendremos que cerrar la asociación. Parece que es lo que quieren”, clama el presidente de la entidad.

Las reclamaciones de la SGAE por la música en las fiestas de prao fueron generalizadas entre 2016 y 2018. La crispación fue tal, que incluso algunas comisiones de festejos llegaron a unirse en un frente “anti-SGAE” con el que pretendían plantar cara a la sociedad y que no terminó de cuajar.

Compartir el artículo

stats