Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés conmemora cien años de su primer tranvía

Del viejo tren urbano solo queda de legado una línea de autobús

El tranvía, pasando por Los Canapés. | José Zamora

El tranvía, pasando por Los Canapés. | José Zamora

El tranvía de Avilés, que se desconectó del mundo en 1960, echó a andar hace hoy un siglo. Esas cuatro últimas décadas, sin embargo, dejaron huella en los avilesinos mayores y en las fotos viejas que saltan de grupo nostálgico de Facebook en grupo nostálgico. En las redes, pero también en la vida corriente y moliente de este presente más contemporáneo. La principal empresa que explota el transporte de viajeros por la comarca se llama Compañía de Tranvía Eléctrico de Avilés (CTEA) y es propiedad del grupo Alsa.

El tranvía, en Salinas. | José Zamora

Cuando nació, el 20 de febrero de 1921, pertenecía a la Real Compañía Asturiana de Minas y también a los apellidos más enseñoreados del capital comarcal: a Victoriano Fernández Balsera, a la familia Rodríguez Maribona, al doctor Graíño... Eran los años burgueses del concejo, el tiempo aquel de mirarse en el espejo de Santander y San Sebastián, tal y como señala Juan Carlos de la Madrid en uno de sus libros (“Aquellos maravillosos baños” (Trea, 2011).

El tranvía a su paso por la calle Rivero. | José Zamora

La línea tenía dos fundamentos principales: facilitar la movilidad de los trabajadores de la fundición de Arnao de la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM), el antecedente principal de la empresa Asturiana de Zinc (Azsa). Eso, por un lado; por otro, revalorizar el suelo de Salinas, imán de veraneo señorial (el doctor Santiago Ramón y Cajal, por ejemplo, huía del calor estival en una casa a dos pasos de La Toldilla; pero no sólo él: el hermano de Clarín también se paseaba por aquellas Salinas de realengo).

Comienzo de la línea, en Villalegre. | José Zamora

Aquella primera línea de transporte tiene heredera: la 1 de la CTEA, la que sale de Piedras Blancas y llega hasta la plaza de la biblioteca de La Luz (Fray Junípero Serra). Lo que está previsto en el nuevo plan de movilidad, el documento preparado para reorganizar el transporte de viajeros en la comarca, es que esta histórica línea se rompa en dos. A la altura del Hospital San Agustín.

El recorrido total del tranvía en su mejor época fue de 14,1 kilómetros que tardaba 40 minutos en recorrer. Se podía coger en Villalegre, La Texera, el Parche, en el Muelle, en Las Arobias, en San Juan de Nieva, en los pinares, en Salinas, en Arnao y, al final, en Piedras Blancas.

El tranvía, en Arnao. | José Zamora

La línea fue escenario peliculero. Sale en “Avilés, 1924”, el documental que certifica la visita de la primera delegación norteamericana a España tras el Desastre del 98. Fue con motivo de uno de los diez traslados de los restos mortales de Pedro Menéndez. Además, fue objetivo de la cámara de José Zamora, un empleado de la RCAM cuya obra recuperaron Juan Carlos de la Madrid y Alfonso García.

Autorretrato. | José Zamora

Autorretrato. | José Zamora

Movilidad por toda la comarca

El 20 de febrero de 1921 se puso en funcionamiento el primer tramo del tranvía de Avilés, ejemplo pionero de plan de movilidad de carácter comarcal. Primero fue de Salinas a La Texera. En enero del año siguiente, los raíles ya llegaron a Arnao y, al mes siguiente a Villalegre. En 1923 se podía ir en tranvía hasta Piedras Blancas.

Compartir el artículo

stats