Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un banco tendrá que devolver 17.000 euros a una avilesina por los intereses de una tarjeta “revolving”

La entidad no quiso facilitar los datos de cuánto dinero había cobrado indebidamente a la afectada

Tarjeta de crédito.

El juzgado número 7 de Avilés ha condenado a CaixaBank a indemnizar a una avilesina con 17.000 euros por el cobro de intereses y comisiones abusivos de una tarjeta de crédito renovable, las llamadas “revolving”. Este fallo es de especial relevancia jurídica porque el cálculo del montante se ha hecho por aproximación, haciendo una regla de tres a partir de las comisiones cobradas por la entidad en los últimos ejercicios; un punto al que se llegó después de que el banco asegurase que ya no disponía de la documentación histórica de la cuenta de la perjudicada, con la que se hubiese podido conocer al detalle qué importe debían devolverle.

Este proceso comenzó hace más de un año. En un juicio celebrado el año pasado en Avilés, se anuló la tarjeta “revolving” de la afectada, con la que llevaba operando más de una década, por intereses usurarios. Según el fallo, la avilesina debía saldar la deuda que tenía en ese momento con el banco y la entidad tenía que hacer lo propio con los intereses cobrados, según la sentencia, de manera irregular. Un caso más hasta aquí.

Si bien, tal y como asegura el abogado de la afectada, Manuel Cifuentes, el banco se negó a aportar la documentación necesaria para cualquier a cuánto ascendía el montante que debía devolver a la entidad, argumentando que ya no disponían de esos datos.

Ante esta situación, Cifuentes trazó una nueva estrategia para solicitar la indemnización de daños y perjuicios. Dado que el banco no facilitaba el histórico de datos y sólo disponían de las cifras de los últimos ejercicios, optó por hacer una regla de tres con la que obtuvo una aproximación del montante total a devolver por los 15 años de contrato de la tarjeta. La propuesta fue aceptada por el juez y la resolución se hizo firme hace solo unos días.

Pese a ello, el banco aún no ha devuelto el dinero a la avilesina. “Me temo que vamos a tener que reclamar que les embarguen este dinero”, lamenta Cifuentes, experto en este tipo de casos, quien afirma que la postura de los servicios jurídicos de muchas entidades financieras se han radicalizado en los últimos tiempos ante este tipo de asunto: “No responden ni a los requerimientos”.

Compartir el artículo

stats