Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alquiler de locales suma cláusulas que protegen al inquilino ante cierres por covid

“El precio de las rentas de los bajos comerciales ha caído hasta un 30% en el centro de Avilés en el último año”, aseguran expertos del sector

Un joven con mascarilla pasa junto a una inmobiliaria.

Un joven con mascarilla pasa junto a una inmobiliaria.

La crisis del coronavirus ha dejado secuelas en el mercado inmobilario avilesino. Especialmente en lo que al alquiler y venta de bajos comerciales se refiere. Según explican profesionales del sector, la cotización de los locales en la ciudad ha caído en torno a un 30% en el último año. La pandemia no sólo ha influido en los precios. También en las relaciones contractuales entre arrendadores y arrendatarios, entre los que empieza a ser habitual la bautizada como “cláusula covid”: una disposición que exonera al inquilino de pagar la renta en caso de que tenga que cesar su actividad de manera temporal con motivo de las restricciones para tratar de frenar los contagios.

Si por algo han estado marcados los últimos doce meses ha sido por la crisis sanitaria y por las restricciones impuestas por los gobiernos central y regional para tratar de aplanar la curva de contagios en las sucesivas olas del virus. Los cierres sectoriales han sido norma, y con ellos las apreturas económicas en el pequeño comercio. Fruto de esta situación, han sido muchos los comerciantes que han negociado aplazamientos, reducciones y hasta periodos de carencia en sus mensualidades de alquiler durante este 2020 a fin de buscar la supervivencia de sus negocios.

Esta experiencia ha impulsado un cambio en los nuevos arrendamientos. Tal y como aseguran varios expertos inmobiliarios, en Avilés comienza a ser habitual la inclusión de “cláusulas anticovid” en los nuevos contratos de alquiler de locales comerciales. “Determinan que en caso de cierre obligado del negocio, el inquilino no tiene que pagar renta”, explica Luis González, de la agencia La Muralla, una de las inmobiliarias avilesinas en cuyas negociaciones ya es habitual que se ponga sobre la mesa esta condición. “Hay propietarios que la aceptan de buen grado, porque es una posibilidad más para poder alquiler el local y entienden que es lógico, y otros que se niegan y se quedan sin firmar el contrato”, resume Ramón García, de la inmobiliaria Regueras, donde también reconocen que estas condiciones empiezan a ser frecuentes en los nuevos alquileres de bajos comerciales.

Las “cláusulas anticovid” no son la única secuela que deja la pandemia en el parqué de los bajos comerciales. También una fuerte caída en el precio: de hasta un 30 por ciento en el centro de la localidad, los más codiciados.

“La crisis ha hecho que haya más locales cerrados y sus precios se han ajustado a la baja”, explica Josefina de la Vega, de la inmobiliaria De la Vega, sobre la realidad actual del mercado avilesino.

Este ajuste ha sido “muy significativo”, en palabras de Luis González, que cifra el desplome en el precio de los alquileres “en torno al 30 por ciento”. “Un local céntrico que se alquilaba por 3.000 euros ahora se alquila por 2.000. Es así”, apostilla el agente inmobiliario, quien también asegura que en el momento presente hay más reparos a la hora de asumir un alquiler dada la incertidumbre económica.

Esta caída en los precios del alquiler de bajos comerciales va acompañada de un frenazo en la venta. “Salvo chollos, que hay pocos, no se está vendiendo prácticamente nada. La gente no se atreve”, asegura Ramón García, en cuya inmobiliaria llegan a ofrecer meses de carencia en la renta de algunos locales a cambio de que el inquilino realice reformas. “Hay que intentar estimular el mercado”, reitera.

Zonas más cotizadas

En cuanto a las zonas más cotizadas de Avilés, los tres expertos coinciden en señalar que la zona centro es la que más gusta. “La calle La Cámara, El Parche y sus alrededores”, señalan sobre una regla que tiene sus excepciones, como Rivero, calles en las que históricamente el sector servicios no ha gozado de gran éxito. El entorno de la Las Meanas y la iglesia de Sabugo también son zonas demandadas.

La realidad de los barrios avilesinos no es muy diferente. A mayor distancia del centro, menor cotización en los precios. Tanto de renta como de compra. “Allí la caída de precios había llegado antes y fue hasta más pronunciada”, asegura García sobre otra de las secuelas de la pandemia.

Compartir el artículo

stats