La Policía Local ha acordonado la zona soportalada de Rivero más próxima a la capilla de San Pedro tras la caída de cascotes. El techo de ese tramo de soportales cuenta con dos partes desconchadas. El cierre de esa zona evitará así posibles daños a los viandantes en una zona muy transitada de la ciudad y situada en pleno casco antiguo.