Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La costera de la xarda no acaba de cuajar: “Es difícil localizarla y nada muy profunda”

La especie manifiesta este año un comportamiento inusual: llega tarde a su cita, viaja en bancos poco compactos y apenas se deja ver de día

Cajas de xarda descargadas en la rula de Avilés, a la espera de su transporte a los puntos de venta. | Ricardo Solís

La xarda (caballa) trae de cabeza a los pescadores asturianos que tratan estos días de hacer capturas con anzuelo, que son la mayoría de la flota. Y es que, a diferencia de otras costeras, esta especie migratoria anunciadora de la primavera no se está dejando ver en cantidades llamativas en la costa asturiana, y los bancos que de vez en cuando se detectan –“manchas” en al argot pesquero– suelen estar muy “rotos” (con los ejemplares diseminados) y profundos, lo que dificulta la actividad pesquera y reduce el rendimiento de las líneas de anzuelos.

“Lo de este año con la xarda no es normal; hay días que se pesca regular y otros que se pesca mal, pero bien, lo que se dice bien, como para llenar las lanchas, no está yendo”, asegura el patrón mayor de La Arena (Soto del Barco), Eloy Sopeña, uno de los pescadores de la comarca que se ha apuntado a la costera que debería solucionar a gran parte de la flota los ingresos de marzo y abril.

El armador de cerco Eduardo Cuevas no se queja del rendimiento de la pesca de xarda con red, pero admite que el pescado manifiesta este año “hábitos extraños”, y que en concreto “trabaja más de noche que de día”; es decir, que se acerca a la superficie a alimentarse con la Luna y se hunde con el Sol. “A los barcos cerqueros, como pescamos de noche, nos está yendo bien; detectamos manchas enormes de xarda, pero sí que es un misterio dónde se mete el pescado de día, porque desaparece todo rastro de él”, comenta el armador.

El patrón mayor de Cudillero, Salvador Fernández, suscribe todo lo anterior y da fe de que la xarda nada este año en aguas más profundas de lo habitual: “Calamos a profundidades de entre 18 y 30 brazas con la esperanza de sacar xardas y hay lanzadas que suben los anzuelos vacíos. No recuerdo año tan malo”. Las flotillas de lanchas de cada puerto asturiano, con todo, salen todos los días a la mar con la esperanza de hacer buenas capturas; con ese objetivo se alejan de la costa una media de entre dos y tres millas. A tenor de las capturas, a los pescadores del Oriente les está yendo mejor que a los de la zona de Peñas y Occidente, algo lógico considerando que los bancos de xarda llegan a Asturias procedentes del Este. “Confiamos en que lo ‘gordo’ llegue en las próximas semanas, porque si no la costera va a ser una catástrofe”, sentencian los patrones mayores de la comarca avilesina.

Cupo escaso: la flota coruñesa lo ha agotado en solo ocho días

El lamento de los pescadores asturianos por el “escaso” cupo de xarda que se les concede, y que en términos comparativos es hasta siete veces inferior al que reciben embarcaciones análogas del País Vasco y Cantabria, tiene su paralelismo en la asignación que se hace de la misma especie a la flota gallega, igualmente relegada a coger las “migajas” del reparto nacional. Lo ocurrido estos días en la provincia de La Coruña ilustra las consecuencias de ese criticado reparto asimétrico de las posibilidades de pesca de caballa: los barcos coruñeses ajenos a las artes de cerco y arrastre (o sea, la bajura más artesanal) han consumido ya más del 80% del cupo que tenían asignado y en consecuencia la Secretaría General de Pesca, a instancias de las propias cofradías de pescadores, ha decretado el cierre cautelar de la costera con efecto desde las 00.00 horas de hoy. La campaña había abierto el 22 de marzo, por lo que los pescadores coruñeses solo han pescado xarda durante ocho días.

Compartir el artículo

stats