Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés no se da por aludida en la crisis del bus comarcal: “Es asunto del Consorcio”

El gobierno socialista rechaza aportar dinero a la empresa concesionaria dado que el servicio que presta excede los límites municipales

Pasajeros a bordo de un autobús de la CTEA.

Pasajeros a bordo de un autobús de la CTEA. Ricardo Solís

El gobierno local de Avilés (PSOE) remite al Consorcio de Transportes de Asturias (CTA) en todo lo referido a la situación económica de la empresa adjudicataria del servicio de transporte urbano por carretera, la Compañía del Tranvía Eléctrico de Avilés (CTEA) y no se da por aludido en lo tocante a inyectar dinero para paliar un déficit que, según la afectada, “podría llevar a la CTEA a la disolución”.

El desvío de la responsabilidad tiene que ver con que, según el equipo de gobierno avilesino, “quien tiene la competencia de gestión del transporte interurbano en la comarca de Avilés –que incluye líneas que comunican los municipios de Avilés, Corvera, Castrillón, Gozón e Illas– es el Consorcio de Transporte de Asturias, no es una competencia del Ayuntamiento de Avilés”. Más aún: “El transporte público de Avilés es eminentemente interurbano, pues las diferentes poblaciones de la comarca son cabecera de origen y destino de viajeros. Por eso el Consorcio de Transporte se convierte en el mejor modelo para la gestión integral de este tipo de transporte. Este no es un modelo único que funcione en Avilés, ya que es compartido por otros municipios mayores de 50.000 habitantes, como Siero o Pontevedra”.

Sobre esa base de la competencia de un órgano regional (el CTA), el Ayuntamiento de Avilés bonifica con fondos propios “a las personas usuarias de este transporte interurbano”, pero no financia ni tiene intención de hacerlo “a ninguna de las empresas privadas concesionarias de las diferentes líneas interurbanas de la comarca”. De ese modo, el Ayuntamiento de Avilés realiza aportaciones al CTA, pero el destino de las mismas no es la financiación directa de empresas concesionarias, sino suscribir convenios para bonificar con recursos presupuestarios municipales todos los viajes de los pasajeros que utilizan cualquier de los bonos del CTA vigentes (“Bono 10” para una zona, gratuidad para menores de 16 años y para mayores de 60 pensionistas o sus cónyuges cuyas rentas se ajusten al baremo, por ejemplo), sean en autobús o en tren. Se da la circunstancia, recalcan fuentes municipales, de que el Ayuntamiento de Avilés “es el único de los de la comarca que aporta financiación propia al Consorcio”.

En Avilés operan tres empresas de transporte de viajeros en autobús que cubren la trama interurbana comarcal: CTEA (Grupo Alsa), Casablanca (Robles) y Autos Villa (Grupo Hedegasa). “El Ayuntamiento de Avilés no aporta fondos a ninguna de estas empresas privadas que explotan concesiones del Consorcio de Transportes de Asturias en la comarca”, remarca una portavoz del gobierno local, que añade: “A largo de los años, han sido diferentes las empresas que han explotado las líneas de transporte público de la comarca, sin que nunca el Ayuntamiento las financiase de forma directa.

"El CTA, en su condición de gestor de las concesiones ya garantizó, y seguirá haciéndolo, la prestación del servicio buscando alternativas”, asegura una portavoz del gobierno avilesino

decoration

En el momento en el que una empresa concesionaria no reúne las condiciones de prestar el servicio y/o renuncia a su explotación, “el CTA, en su condición de gestor de las concesiones ya garantizó, y seguirá haciéndolo, la prestación del servicio buscando alternativas para la adjudicación de la concesión”, aclara la fuente municipal anticipándose al escenario que se dibuja desde la CTEA: la imposibilidad de seguir dando el servicio.

El gobierno avilesino recuerda que “en 2018, un año antes de que venciera la concesión, la empresa CTEA solicitó y le fue concedida una ampliación de la concesión hasta diciembre de 2024. Dicha concesión estaba vinculada a un plan de mejora e inversiones y a una serie de compromisos que deberían de traducirse en la prestación de un mejor servicio”.

El Ayuntamiento de Avilés explica que dejó, efectivamente, de formar parte del accionariado de CTEA hace tres años: “La posición municipal era absolutamente minoritaria y testimonial: no existía capacidad de influencia en el proceso de toma de decisiones de la empresa”.

Pensando a futuro, el gobierno avilesino hace ver que “el Gobierno de España ha aprobado una línea de 800 millones de euros para ayudar al sector del transporte colectivo de viajeros a través de las comunidades autónomas –en Asturias gestionará esa ayuda el CTA–; de ese dinero podrán verse beneficiadas las concesionarias de la comarca de Avilés”.

En cuanto a Oviedo y Gijón, que han acudido al rescate de sus empresas de bus, “como gestores de sus concesiones, tienen acceso directo a fondos destinados a las entidades locales por tratarse de transporte urbano. No es el caso de Avilés, que no gestiona las concesiones: es el CTA quien tiene acceso a esos fondos”.

Compartir el artículo

stats