Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un alumno de oro

Nacho González Cimas se corona primero en la Olimpiada regional de Física y logra el bronce en la de Química

Nacho González Cimas, en el parque de Las Meanas.

Nacho González Cimas, en el parque de Las Meanas.

El título al mejor alumno de Física de todo Bachillerato en Asturias. Algo así es lo ha conseguido Nacho González Cimas tras imponerse en la final de la fase regional de la Olimpiada de Física 2021. “La verdad que no me lo esperaba. Ha sido una grata sorpresa. Estoy muy contento”, reconoce este alumno del colegio San Fernando, que consigue el “oro” solo unos días después de haber logrado el “bronce” en la prueba de Química.

El camino al primer cajón del campeonato lo comenzó hace unas semanas. Primero con una fase online, en la que se cribó a buena parte de los aproximadamente 70 participantes; y luego con una prueba presencial, que se realizó en Oviedo. “Los problemas, más que de aplicar conocimientos de clase, eran de lógica”, explica sobre la consecución de un título que le permitirá disputar el campeonato nacional a finales de abril.

A esa última prueba de la Olimpiada, que se disputó el 19 de marzo, llegaron diez estudiantes. El resultado final no se supo hasta esta semana, con los alumnos ya de vacaciones. “He recibido muchos mensajes de compañeros de clase felicitándome. También correos de profesores”, asegura González Cimas, de un premio “inesperado”. “Ha sido una sorpresa. En casa también están que no se lo creen”, asegura.

El estudiante achaca la clave de sus éxitos a una suma de circunstancias. “Es un poco todo: por un lado los profesores, porque te ayudan a entenderlo todo, algo clave en el estudio para mí; y por otro la práctica, porque sin trabajar por tu cuenta, lo anterior no sirve de nada”, enumera sobre las claves de sus éxitos.

González Cimas ha triunfado en Física y Química, dos asignaturas que había estudiado de manera conjunta hasta el curso pasado, coincidiendo con el confinamiento anticovid. “Fue un curso atípico. Al principio costó un poco acostumbrarse a las clases online, pero no hubo ningún problema. Fue más un tema de adaptación los primeros días”, explica sobre unas clases que este curso arrancaron de manera semipresencial, pero que desde hace meses reciben con total normalidad.

El éxito cosechado en la Olimpiada también ha servido a González Cimas para aclarar un poco su futuro. Al menos en lo académico. “No tenía muy claro qué estudiar el año que viene. Una de las opciones que barajaba era el doble grado de Matemáticas y Física. Este premio me ha dado un empujón en ese sentido y es también una motivación extra”, destaca.

Menos despejadas están sus preferencias profesionales. “No tengo claro de qué me gustaría trabajar. En ese sentido, el doble grado de Matemáticas y Física también es una ventaja, pues se trata de una de las carreras con más salida”, destaca González Cimas, un alumno de oro. O, mejor dicho, de Au.

Compartir el artículo

stats