DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La dirección de compras de Alu Ibérica atribuye los impagos a incidencias informáticas y sabotajes

La compañía dice haber tomado medidas para “llevar ante la Justicia a los causantes de las tensiones financieras con los proveedores”

Máquinas de una subcontrata, dispuestas hace días para ser sacadas de la fábrica por impago de sus servicios.

Máquinas de una subcontrata, dispuestas hace días para ser sacadas de la fábrica por impago de sus servicios.

El departamento central de compras de Alu Ibérica, según asegura en una carta enviada a los proveedores de la empresa a la que ha tenido acceso este diario, ha llevado a cabo una auditoría interna, tanto de la política de compras y contratos como de la gestión de las facturas. Tras esa investigación “se han identificado prácticas contrarias a la política de compras de Alu Ibérica que podrían tener como objetivo último la desestabilización de la empresa”. La empresa aluminera llega a hablar de “prácticas fraudulentas y sabotajes” en el seno de la organización que, según da a entender la carta y junto a otros motivos de índole informático, vendrían a explicar la sucesión de impagos que denuncian las empresas acreedoras, algunos por importe de cientos de miles de euros.

Esas supuestas “prácticas fraudulentas” que los responsables de Alu Ibérica dicen haber detectado buscarían, según la circular enviada por la compañía aluminera, “causar una tensión financiera entre los proveedores y Alu Ibérica y, por tanto, ralentizar el normal funcionamiento de la empresa”. Dada la gravedad de esos hechos, la dirección de Alu Ibérica afirma haber encargado al departamento jurídico de la compañía “que estudie las medidas legales necesarias para defender los intereses de la empresa y llevar ante la Justicia a los responsables [de las prácticas fraudulentas]”.

A esas actuaciones, que la empresa llega a equiparar con “sabotajes”, se sumarían “algunos problemas derivados de la migración, completada el pasado mes de marzo, de todos los sistemas de gestión de facturas a una nueva plataforma informática propia que nos ha permitido trabajar de manera independiente de la red informática de Alcoa”.

Debido a ese cambio de plataforma informática, continúan explicando los responsables de Alu Ibérica, “se han producido algunas incidencias informáticas –que se encuentran ya en vías de solución– que han provocado la ralentización en el abono de algunas facturas”. Y añaden: “El departamento central de compras trabaja para que dichos retrasos se resuelvan de forma satisfactoria en el menor tiempo posible”.

Tal y como ha venido informado este diario, la relación de acreedores de Alu Ibérica es extensa y dilatada en el tiempo, así como variopinta pues los gestores de la antigua Alcoa (Grupo Industrial Riesgo) adeudan dinero tanto a una ente público como el Puerto de Avilés como a la modesta empresa de jardinería de Corvera que llevaba el mantenimiento de las zonas verdes, a la empresa encargada de la limpieza de las instalaciones o, ahora, a la ingeniería noruega que en su día se presentó como el aliado tecnológico para hacer realidad el proyecto de convertir las fábricas de Avilés y La Coruña en un referente europeo de la fabricación de “aluminio verde” (reciclado).

La agenda del comité de la fábrica se carga de reuniones políticas

El comité de fábrica de Alu Ibérica Avilés (CC OO, UGT, USO y Cuadros) continúa adelante con la búsqueda de apoyos para que se convoque la Mesa de seguimiento de la venta de Alcoa, un órgano en el que tienen silla reservada el Ministerio de Industria (garante de aquella operación) y las comunidades autónomas de Asturias y Galicia (los territorios en donde se ubican las plantas que fueron vendidas a Parter Capital y luego revendidas a Grupo Industrial Riesgo). Después de haberse reunido el lunes con una representación del grupo parlamentario de IU en la Junta General del Principado, los sindicalistas de Alu Ibérica tienen cita hoy mismo con el grupo parlamentario de Podemos, a las cuatro de la tarde; y el jueves harán doblete: el PSOE y Ciudadanos, a las 10.00 y 12.00 horas, respectivamente.

La semana aún les reserva a los representantes de los trabajadores del aluminio una reunión a celebrar el viernes con el alcalde de Gozón, Jorge Suárez, a las 12.00 horas en el ayuntamiento.

En la agenda sindical no está Vox debido a que esta formación política se ausentó de una sesión parlamentaria en la que se debatió una iniciativa en relación a Alu Ibérica, un hecho que ha llevado a los delegados de personal de la fábrica de aluminio avilesina a deducir que su problemática no es del interés del partido de ultraderecha.

Compartir el artículo

stats