Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla de Alu Ibérica presiona para que la SEPI intervenga ya

Los comités de empresa de Avilés y La Coruña llevarán su protesta a las puertas del Ministerio de Industria la próxima semana

La plantilla de la empresa Alu Ibérica (la antigua Alcoa) ha conseguido la adhesión del grupo parlamentario de Podemos al “Pacto por el aluminio”, el que sellaron los presidentes de los comités de empresa de las dos fábricas con las alcaldesas Mariví Monteserín e Inés Rey, las regidoras de Avilés y La Coruña. “Lo que buscamos es que el Ministerio de Industria despierte y convoque la Mesa del acuerdo, es la única forma que vemos a encaminar la situación en que nos encontramos”, señaló José Manuel Gómez de la Uz al término del encuentro sindical con la diputada Nuria Rodríguez, secretaria de la comisión de Industria en la Junta General del Principado.

El “Pacto por el aluminio” tiene también una variable: la intervención sobre las fábricas de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI). El grupo parlamentario de Izquierda Unida (IU) esta misma semana se sumó al acuerdo. Hoy la reunión es con PSOE y Ciudadanos y mañana viernes, con el alcalde de Gozón, con Jorge Suárez (en su concejo es donde están, principalmente, las instalaciones fabriles).

La petición a sumarse al “Pacto del aluminio” tiene el objetivo de salvar unas instalaciones que ahora mismo se encuentran en el ojo de la Audiencia Nacional, concretamente, de la magistrada titular del Juzgado Central Número 3, es decir, de María Tardón. Y las quieren salvar, insisten los trabajadores, porque la instalaciones están a cero desde hace meses. La plantilla denunció que desde la noche de Viernes Santo y hasta este mismo martes la producción de San Balandrán “fue igual a cero”. Y, sin embargo, no la actividad. Los operarios estuvieron manipulando un camión de chatarra “sucia”: “Uno sólo”, recalcan. La chatarra “sucia” son aquellos restos de aluminio que cuentan con elementos distintos al propio aluminio y, en este caso, “con exceso de hierro”, esto es, producto invendible.

Dado que la entidad comercial Grupo Industrial Riesgo, que controlan Víctor Rubén Domenech (David) y Alexandra Camacho, decidió renunciar a producir aluminio puro (a través de la electrólisis) la capacidad de la fábrica ha quedado reducida al departamento de fundición porque el aluminio no sufre desgaste como metal. Eso es lo que Riesgo llamaba “aluminio verde” o “circular” y buscaba convertir a sus fábricas “en el centro de producción más importante del sur de Europa” de este tipo de producto. Sin embargo, la gestión singular de las instalaciones (con incontables impagos: a proveedores y a sus propios trabajadores) ha transformado a las fábricas en un erial desmandado. Desde que Carlos Núñez, el anterior director general, dimitió las comunicaciones de la empresa son anónimas o, al menos, “con firma genérica, es decir, que nadie sabe quién está al mando”. Es cierto que unos días antes de la marcha de Núñez la Policía Nacional tomó las instalaciones fabriles y, después, detuvo a Domenech y a Camacho.

Todo esto es lo que aducen las federaciones sindicales representadas en los dos comités de empresa –CC OO, UGT, USO, Cuadros y CIG – a solicitar permiso a la Delegación de Gobierno en Madrid para convocar una concentración delante de la sede central del Ministerio de Industria, en el Paseo de la Castellana de Madrid. Será el próximo jueves día 15 entre las 12.00 y las 14.00 horas.

“Hace unas semanas, los sindicatos presentamos una solicitud oficial para que Industria convocase la Mesa de seguimiento del proceso de venta. No nos hicieron ni caso: ni respondieron. Lo que vamos a hacer la semana que viene es llevar la solicitud en persona y registrarla allí mismo”, señaló De la Uz. El cronómetro ha empezado su cuenta atrás: el día 31 de julio próximo termina el acuerdo que garantiza el empleo. Lo que venga después, tal cual están las cosas, es un enigma.

Compartir el artículo

stats