Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las comuniones se alargan hasta septiembre para tratar de salvar el covid

Las iglesias de San Nicolás y Sabugo concentran las celebraciones en los meses de junio y julio “con las restricciones sanitarias que ordenen”

Una familia, tras las comuniones del año pasado en la iglesia nueva de Sabugo.

Una familia, tras las comuniones del año pasado en la iglesia nueva de Sabugo. M. V.

Tras una Semana Santa de recogimiento llega la temporada de las comuniones al arciprestazgo de Avilés. Estas celebraciones religiosas serán este año, dicen los sacerdotes consultados por este periódico, un calco de las del pasado año, cuando, a comienzos de mayo, el país volvía a tomar aliento tras los días del confinamiento duro. Esto significa que los grupos de catecúmenos serán reducidos así como los aforos en las iglesias (al 50 por ciento). Así que la temporada se va a alargar hasta el mes de septiembre, en el caso de las principales parroquias avilesinas (Santo Tomás de Cantorbery y San Nicolás de Bari). “Las celebraciones se harán con las restricciones sanitarias que ordenan las autoridades”, reconoció Alfonso López, de la segunda, y confirmó también Neyo Rodríguez, el titular de Sabugo. Las fiestas multitudinarias quedan, por el momento, para la historia.

Todos los sacerdotes coinciden en que las fechas para las primeras comuniones han sido acordadas con los padres de los niños en virtud de varios elementos: las condiciones sanitarias, por un lado, y el interés de familiares en programar un viaje a Avilés.

De tal modo, San Nicolás de Bari ha habilitado el calendario con el verano casi completo. Las primeras comuniones, sin embargo, serán el 2 de mayo y las últimas, el 4 de septiembre. En el mes de agosto, sin embargo, no habrá celebraciones. San Nicolás tiene a 120 niños en disposición de tomar la Primera Comunión.

Santo Tomás de Cantorbery, en Sabugo, ha reservado el último fin de semana de junio, el primero de julio y el resto de los sábados del mes. Los niños preparados son 81.

En Santa María Madre de la Iglesia (Piedras Blancas) y en San Cipriano de Pillarno los niños listos para tomar la Primera Comunión son 60. Vicente Pañeda, el párroco de la unidad pastoral castrillonense, señala que la celebración será los domingos 9, 16, 23 y 30 de mayo. La primera jornada está reservada para la parroquia rural que ha concluido recientemente las obras de adecuación de su instalación eléctrica. El resto son días para Piedras Blancas.

David Cuenca está al frente de la unidad pastoral de Versalles, La Magdalena y el polígono. Tiene 30 niños preparados y las celebraciones serán los sábados que van del 8 de mayo al 5 de junio. San Juan de Ávila, en El Carbayedo y Quirinal, ha habilitado los días 11, 12 y 19 de septiembre para sus 21 niños.

Compartir el artículo

stats