Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El deporte como marca de ciudad

La repercusión económica de la elección de Avilés como sede del nacional de Duatlón va más allá del lleno del fin de semana

Deportistas, ayer, junto al Centro Niemeyer. | Mara Villamuza

Deportistas, ayer, junto al Centro Niemeyer. | Mara Villamuza

Incluir el deporte en una estrategia de marketing es una de las acciones que muchas marcas ya realizan para comercializar más sus productos y publicitarse en un entorno que suele vender ciertos valores como vida sana, esfuerzo y superación. Esa dinámica se ha trasladado a los espacios urbanos. Las principales ciudades españolas (y también mundiales) aprovechan los eventos deportivos para situar su nombre y diferenciarse de otras gracias a grandes eventos que ocurren en su territorio. Además de una promoción a gran escala, ello supone un gran retorno económico que no lograrían de otra manera. Para muestra, el Campeonato de España de Duatlón, que reúne este fin de semana en Avilés a 1.400 atletas (y sus acompañantes), ha obligado a un ímprobo esfuerzo por mantener unas condiciones de máxima seguridad sanitaria en un evento de estas características. La ciudad recupera una cita que se ha venido celebrando desde 2014 y que se vio interrumpida el año pasado por la pandemia.

El Duatlón no será la única cita que ayuda hacer marca de ciudad. Un total de 48 entidades locales dedicadas a 28 modalidades deportivas diferentes contribuyen a la realización a lo largo del año de 38 eventos en Avilés que ayudan a los respectivos clubes a impulsar su actividad. Sin contar otros beneficios como las 26 publicaciones generadas desde Avilés sobre la medicina en el ámbito deportivo.

Cualquier iniciativa, desde una gran competición internacional, un circuito, una prueba mítica y emblemática o un torneo del mayor prestigio pueden ayudar a posicionar el nombre de una ciudad en escenarios nacionales y mundiales, más allá del lleno en los hoteles que generan los días del campeonato. Y muchas veces llega a relacionarse una determinada ciudad con un deporte gracias a ese evento al que se han acogido y en el que se han situado.

Nueva York ha situado su maratón como la más popular del mundo, que hace que miles de corredores acudan cada otoño para recorrer sus calles y también para desembolsar una importante cantidad de dinero. En total se estima que el retorno económico de esta prueba supera los 400 millones de euros. ¿Cuántos saben la ciudad donde se desarrolla Roland Garros? Durante tres semanas se está hablando de París y en la capital francesa saben del impacto que esto genera. Los beneficios de esa difusión rondan los 90 millones de euros, todo ello gracias al turismo, las estancias en hoteles y el gasto en restaurantes, principalmente. Y la final de la UEFA Champions League en Madrid supuso un impacto de 62 millones de euros según la Confederación de Empresarios Madrileños.

En España hay otros ejemplos de cómo un evento deportivo puede reportar un beneficio económico. Valladolid, que acoge todos los años una prueba del World Padel Tour, en su edición de 2019 –antes de la pandemia– y durante toda una semana, las instalaciones de la capital pucelana ayudaron a generar un retorno de 2 millones de euros en la ciudad.

Con el Duatlón de este fin de semana Avilés se incorpora, además, al selecto club de ciudades españolas como Barcelona, Valencia o Huelva y Punta Umbría, que han logrado el distintivo de la Green Sport Flag para sus eventos cumpliendo exigentes requisitos medioambientales, y posicionándose como destino ideal para la práctica deportiva. La bandera reconoce no sólo la vocación sostenible de la competición, sino los propios valores de la ciudad, comprometida con la naturaleza y el medio ambiente. Un esfuerzo que merece la pena mantener.

Compartir el artículo

stats