Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo juez decano pide una nueva sala para aligerar la de violencia de género

Joaquín Colubi: “En este último trimestre ha aumentado un 17 por ciento el número de causas sociales con respecto al año pasado”

Jaquín Colubi, ayer, en los Juzgados de Avilés

Jaquín Colubi, ayer, en los Juzgados de Avilés

Joaquín Colubi, el magistrado titular del Número 7 de Avilés, es, desde ayer mismo, el juez decano de Avilés, un cargo que asume “por responsabilidad; sobre todo, por responsabilidad”. Lo explicó pocos minutos después de haber sido elegido para los próximos cuatro años por la unanimidad de los votos de sus compañeros. Lleva doce en la ciudad y tiene que servir de portavoz de los suyos ante las estancias más altas, ante “los que disponen”, señaló.

“Represento a todos mis compañeros de aquí, de los tribunales de Avilés, con el objetivo de dar el mejor funcionamiento a la administración de justicia”, explicó. Y materializó su nueva responsabilidad diciendo: “Informáticamente, estamos en un momento de evolución que coincide con las incidencias del covid: no tenemos todos los medios adecuados para desarrollar sin incidencias la labor judicial”, reconoció. “Una nueva sala mixta para Avilés sería interesante”, señaló. Y es que en este partido judicial hay siete juzgados de Primera Instancia e Instrucción, es decir, que lo mismo juzgan que investigan (a diferencia de lo que sucede en Gijón o en Oviedo). “Así, el juzgado de violencia de género tendría un refuerzo porque es un juzgado bastante saturado”, reconoció. “De esta manera, el Número 5 se vería más liberado para dedicarse a investigar las causas de su especialización porque le quitaríamos trabajo de civil y de penal, que es lo que también tiene que llevar día a día”, explicó el nuevo decano.

Colubi destacó también el incremento de la carga de trabajo de los dos juzgados de lo Social. “Sobre todo porque se avecina una época de crisis con un aumento de despidos, desgraciadamente. Tenemos que estar atentos a desarrollar más ágilmente los procedimientos”, destacó. “En este trimestre ha aumentado un 17 por ciento el número de asuntos de lo social con respecto al mismo trimestre del año pasado”, señaló el juez que en 2013 logró poner en cuestión la ley antidesahucios ante el Tribunal Constitucional. “Hay que ser previsor con respecto a lo que viene. Se están señalando los juicios para los meses de enero y febrero próximos. La justicia tiene que ser ágil”, determinó. “La crisis no depende de nosotros. Nosotros somos receptores de lo que sucede en la sociedad”, apostilló.

La reclamación para los juzgados de lo Penal fue para las videoconferencias. “Nos cuesta mucho la celebración de juicios porque no está España informatizada perfectamente para celebrar esta clase de vistas, las que requiere conexiones con testigos en otras comunidades autónomas”. Para Colubi estas son las necesidades básicas de la sede avilesina del Poder Judicial, pero no se va a dedicar únicamente a ellas. Dijo que su responsabilidad es “tratar de solucionar todas las pequeñas incidencias para que los ciudadanos tengan una respuesta ágil de la administración de justicia”. Eso sí, añadió: “Tendremos que ir poco a poco porque los medios económicos son los que son y dependen del Principado”.

“Durante la pandemia bajó el nivel de trabajo en los juzgados porque el toque de queda afecta: los juzgados de guardia a partir de las diez de la noche fueron, en ese sentido, más tranquilos”, explicó Colubi. “Se delinquía menos al estar todos confinados”, añadió. “Tras la pandemia lo que tuvimos que hacer fue recuperar el tiempo en que todo se había paralizado”, añadió. “¿Qué está aumentando ahora? Las modificaciones de medidas en familia porque la situación económica ha cambiado porque las pensiones no son las mismas de antes, porque ahora han bajado los sueldos. La delincuencia informática también se ha incrementado: la gente comenzó a comprar por internet y a veces...”

Compartir el artículo

stats