DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De la Madrid: “El Palacio Valdés es el informe de un forense pasmado de las veces que resucitó”

El historiador presenta su libro del centenario del odeón: “La RAE debiera añadir al significado de pandemia: cuando el teatro va a celebrar algo”

Por la izquierda, Miguel Areces, Yolanda Alonso, Juan Carlos y Vidal de la Madrid, antes de iniciar la presentación del libro “Historia del teatro Palacio Valdés” en el foyer del odeón avilesino. | Ricardo Solís

Por la izquierda, Miguel Areces, Yolanda Alonso, Juan Carlos y Vidal de la Madrid, antes de iniciar la presentación del libro “Historia del teatro Palacio Valdés” en el foyer del odeón avilesino. | Ricardo Solís

“Todo vuelve a nacer. La historia del Palacio Valdés es la historia constante de la resurrección constante”, afirma el historiador Juan Carlos de la Madrid, autor del libro “Historia del teatro Palacio Valdés” presentado ayer en el foyer del odeón avilesino. Lo dice tras haber analizado todos los entresijos que rodean los cien primeros años de vida del edificio, que han ido parejos a lo que De la Madrid llama “maldiciones” y que coinciden con episodios que frenaron o impidieron la actividad en un espacio que nació con la pandemia de la gripe española que finalizó en 1920 y celebró su centenario con otra pandemia de por medio, la del covid, en 2020. “Por eso digo que la RAE debiera añadir al significado de pandemia: cuando el Palacio Valdés va a celebrar algo”, ironizó el autor del libro.

De la Madrid repasa en el libro, que tuvo como adelanto en primicia un serial dominical publicado en LA NUEVA ESPAÑA de Avilés, la azarosa vida del teatro con parones propiciados por huelgas, por la guerra civil y por otros percances que culminaron con una intensa actividad desde su reapertura en 1992 “cuando la maldición se ahuyentó con una programación inteligente” que perdura hasta la actualidad. “Hoy –por ayer– tengo que olvidarme de todo lo malo, de las maldiciones, y quedarme solo con lo bueno, me siento viendo la compañía del teatro Reina Victoria –que fue la que inauguró el teatro en 1920–, me siento como un niño con zapatos viejos de posguerra ante el concierto de Iturbi y su piano flotante, en un café literario del Bollo...”, enumeró el autor, que relató que la edición del libro también sufrió “maldiciones” y acabó imprimiéndose en Navarra.

Antes del viaje histórico planteado por Juan Carlos de la Madrid entre bambalinas, con tramoyistas, elenco y público, la concejala de Cultura, Yolanda Alonso, destacó su interés en “devolver el brillo al teatro después de un año muy aciago” a cuenta de las restricciones y la pandemia. Miguel Areces, editor de la publicación, remarcó las “referencias, avatares y microhistorias de Avilés, el contexto asturiano y nacional” que rodean al libro “tras una experiencia editorial intensa”.

El catedrático de Historia del Arte y hermano del autor, Vidal de la Madrid, incidió en la “tarea titánica” de relatar la evolución del teatro en “todo un siglo”. “Nadie mejor que Juan Carlos podría hacerlo porque es experto en muchos campos y trazó la historia con mayúsculas del teatro con diversidad de focos de atención”, remarcó el catedrático. “El Palacio Valdés es el informe de un forense asombrado de las veces que resucitó”, concluyó Juan Carlos de la Madrid.

Compartir el artículo

stats