Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castrillón

Amor a los “güelos” desde el cole

El alumnado de cuatro centros redactó frases contra la discriminación a los mayores, que más tarde leyeron en las residencias de ancianos

Un aula del colegio de Raíces, con participantes en la jornada municipal contra la discriminación a los mayores. | Mara Villamuza

Un aula del colegio de Raíces, con participantes en la jornada municipal contra la discriminación a los mayores. | Mara Villamuza

Una de las principales causas de discriminación en el mundo es el edadismo, es decir, los prejuicios y estereotipos hacia las personas mayores. Para intentar erradicar esa lacra social, el Ayuntamiento de Castrillón planteó en marzo a los centros educativos una singular propuesta: que los alumnos escribieran unas breves palabras sobre lo que han aprendido y admiran de sus mayores. Esos pequeños relatos fueron trasladados a las residencias de mayores del concejo y trajeron consigo emoción y ternura mientras los “güelos” leían esas dedicatorias cargadas de inocencia, sencillez, verdad y sentimiento. Participaron los colegios Castillo de Gauzón de Raíces y El Vallín de Piedras Blancas y los IES de Salinas e Isla de La Deva.

“Mis abuelos me han enseñado a afrontar el miedo”. “Mis abuelos me han enseñado a respetar a los más mayores, al igual que ellos a nosotros”, escribió Lucía M., del colegio de Raíces mientras su compañero Aitor E. relató: “Yo admiro a mis abuelos, sus ganas de aprender a usar objetos tecnológicos como el móvil. Y cómo me enseñan a cocinar y a hacer deporte como el fútbol”. Lucía B., también del Castillo de Gauzón contó: “Me han enseñado los dos a ser trabajadora, a ser respetuosa y a no rendirme”. “Lo que admiro de ellos es que son muy trabajadores, listos, cariñosos y muchas cosas más”.

Una mano de un bebé sobre la de un abuelo

Los pequeños reflejan en sus textos su gran respeto hacia los mayores, las enseñanzas recibidas y el apoyo mutuo. Lo cuenta Andrea D., del colegio del Vallín: “Lo que más admiro de mis abuelos es su alegría, su bondad, su forma de ver el mundo, que siempre quieren ayudar y sus ganas de seguir adelante a pesar de todo. ¡Que nunca se os quite esa sonrisa tan bonita!”. Y Beltrán F. relató: “De mis abuelos aprendí estas frases: la familia es lo primero, el esfuerzo tiene su recompensa, la edad no importa y las cosas se ganan, no se regalan”.

“Agradezco a mis abuelos a enseñarme que el tiempo es oro y tengo que aprovecharlo el mayor tiempo posible”, destacó Pelayo G, del IES de Salinas. “Le agradezco a mi abuelo haberme tratado como a un hijo cuando necesité un padre”, subrayó de manera emotiva su compañero Ángel P.

Y en el IES Isla de la Deva, entre otros, Lucía S. escribió: “Mis abuelos me enseñaron a apreciar el tiempo” y su compañero de centro, Ian P. remarcó: “Mis abuelos me enseñaron a tener paciencia”. Y así hasta contar con 240 testimonios de pequeños que, a juzgar por sus frases, luchan contra la discriminación a los mayores.

Compartir el artículo

stats