Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota solo usó el 40% del cupo de xarda en el mismo plazo que lo agotó en 2020

La costera se caracteriza por las dificultades para hacer capturas: “Parece que el pescado viene enseñado a no picar los anzuelos”

Una pescador maneja la maquinilla que gobierna la línea de anzuelos con la que se pescan xardas, apiladas a su lado. | Ángel González

Una pescador maneja la maquinilla que gobierna la línea de anzuelos con la que se pescan xardas, apiladas a su lado. | Ángel González

La xarda (caballa) sigue acumulando retraso en su cita primaveral con la flota asturiana y apenas se deja ver en las aguas litorales del Principado, peor aún al Occidente de Peñas. Y la xarda que llega, se pesca “con mucho trabajo y poco rendimiento”, en palabras de los pescadores. El mejor reflejo de esta atípica campaña de xarda es que en los 29 días transcurridos desde que abrió la costera el pasado 22 de marzo, la flota regional de artes diferentes al cerco y el arrastre (es decir, la mayoría de lanchas) solo ha gastado el 34,83 por ciento del cupo asignado (que podría ser el 40% como mucho añadiendo las capturas de los dos días posteriores a la fecha de obtención de ese dato, el pasado día 14 de abril). En esas mismas tres semanas de costera, la flota había liquidado en 2020 prácticamente la campaña, lo mismo que en años anteriores, con cupos aún más exiguos.

Como ya informó este diario, los pescadores están extrañados tanto de la tardía y lenta llegada de los grandes bancos de xarda a Asturias –solo se ha visto alguna “mancha” importante en aguas orientales de la región–, como por la gran profundidad a la que se mueve el pescado, lo que dificulta la captura. “Y además, pican fatal, este año parece que vienen enseñadas a evitar los anzuelos”, lamenta uno de los pescadores pixuetos participantes en la primera gran costera del año.

Al igual que el consumo de cupo de xarda en Asturias no llega ni al 40 por ciento en las tres semanas que dura ya la costera, en Cantabria han gastado el 34,07% de la cuota y algunas provincias gallegas, menos aún, cuestión lógica porque son las últimas en cerrar la campaña cuando el pescado, que se mueve de Este a Oeste llega a sus costas: así, Lugo ha consumido un 33,79%; y Pontevedra, el 20,7%. La Coruña es la excepción, con un consumo del 66,29% achacable a que su flota decidió aventurarse temprano en busca de xarda en aguas muy lejanas a su costa para acabar la campaña pronto y centrarse en otras especies. Las flotas vascas son las que más avanzada llevan la costera: en la provincia de Guipúzcoa han gastado el 41,20% del cupo y en Vizcaya, el 44,47%. También son dos de las provincias con más cupo asignado.

España y Portugal proponen a la UE un nuevo plan de gestión para la sardina

La secretaria general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Alicia Villauriz, ha comunicado al sector pesquero que la pesquería de la sardina se abrirá el próximo 1 de mayo y que contará con una cantidad “provisional y limitada de capturas” para la flota española. La novedad de este año es que esa cantidad se podrá revisar a partir de junio, cuando el Consejo Internacional de Exploración del Mar (ICES, por sus siglas en inglés) se pronuncie sobre el nuevo plan de gestión que España y Portugal han remitido a la Comisión Europea. Después de varios años de una situación precaria de la población de sardina ibérica, las campañas científicas de evaluación que se vienen desarrollando a lo largo del año han reflejado en sus informes que se observan “claros signos de recuperación”. Alicia Villauriz explicó que es esa circunstancia optimista la que, ahora, podría permitir la corrección al alza del número de capturas permitidas. España y Portugal vienen trabajando en los últimos años de forma coordinada para conseguir una gestión sostenible del stock de sardina ibérica. La participación de los institutos científicos de ambos países, la información disponible y el despliegue de un intenso trabajo a lo largo de los últimos meses, ha dado como fruto un nuevo plan de gestión para el periodo 2021-2026. El plan incorpora una nueva regla de explotación que, de manera paulatina, permitiría el incremento de las capturas, según los niveles de biomasa que se vayan identificando. El objetivo es asegurar un progreso que permita la plena recuperación de la población de sardina ibérica y el consiguiente incremento de las cuotas para la pesquería. El ICES llevará a cabo la evaluación en las próximas semanas, de manera que, según sus conclusiones, el nuevo plan de gestión podría utilizarse ya en la presente campaña.

Compartir el artículo

stats