DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un dragado de tres semanas despejará el canal del Puerto por cuatro años

La Autoridad Portuaria mantiene que la retirada de 87.000 metros cúbicos de arena no implica alteración alguna para la playa de Salinas

Un pesquero, en la bocana de la ría, donde comenzarán los trabajos de dragado este fin de semana.

Un pesquero, en la bocana de la ría, donde comenzarán los trabajos de dragado este fin de semana.

Cinco años desde la ejecución del último dragado en la zona de la barra de la ría de Avilés, volverá a realizarse una intervención de calado, precisamente, para garantizar la operatividad de los tráficos portuarios, debido a la gran acumulación de arena provocada por los últimos temporales, con pérdidas de hasta un metro de profundidad para la navegación. El presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega, dio cuenta ayer a los miembros del consejo de administración del Puerto del inminente inicio de los trabajos. Tal es así que ayer mismo la draga que se encargará de la extracción de áridos desde extremo del espigón del puerto hasta la bocana de la ría viajaba desde Portugal rumbo Avilés. “Se espera que en torno al jueves pueda estar ya aquí y en cuanto llegue, si está todo listo, comenzar a trabajar el fin de semana”, subrayó Rodríguez Vega.

El pasado 5 de abril se publicó en el Boletín Oficial del Estado la autorización del proyecto, al objeto de proceder al dragado de la zona de la barra y devolver así la plena operatividad en el acceso a las instalaciones portuarias. El volumen a dragar en esta campaña se estima en 87.332 metros cúbicos, acumulados durante los cinco años transcurridos desde la última intervención. Y esos trabajos se realizarán mediante una draga de succión en marcha perteneciente a la empresa Rhode Nielsen, adjudicataria de los trabajos de mantenimiento para cuatro años, por 1,2 millones de euros. No obstante, según explicó el presidente de la Autoridad Portuaria, de las operaciones a realizar ahora, que no se prolongarán más allá de tres semanas, podrían completarse todas las necesidades para el período de vigencia de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) emitida por el Ministerio de Transición Ecológica hasta 2023. “El dragado es de un volumen menor a lo inicialmente previsto”, abundó Rodríguez Vega. Así, no se llegará a los 240.000 metros cúbicos de áridos a extraer como se planteó en un principio. Tampoco habrá intervención dentro de la ría donde se dragó hace seis años para mejorar su calado, pero no por problemas de aterramientos.

Previamente se ha llevado a cabo una caracterización del material a dragar, siendo clasificado como nivel de acción A, lo que significa que es apto para su depósito en el mar de acuerdo a las directrices para la caracterización del material dragado y su reubicación en aguas del dominio público marítimo terrestre de la Comisión Interministerial de Estrategias Marinas. “A no ser por causa de algún temporal, en cuatro años no tendremos que dragar”, confirmaron ayer.

Se mantiene, no obstante, la discrepancia del Puerto con el Ministerio de Transición Ecológica acerca de que la arena extraída sea depositada en torno a la playa de Salinas y El Espartal. El presidente de la Autoridad Portuaria recordó que ya fue propuesto –y sin respuesta– al órgano estatal la oportunidad de valorar el coste de tramitar el expediente ambiental correspondiente y de llevar a cabo esa reposición de áridos, pues sería “desorbitado” para las posibilidades económicas del Puerto de Avilés. Rodríguez Vega mantiene que los 87.000 metros cúbicos de arena que se extraerán en este dragado “la playa no lo notará”.

Durante la actuación que se desarrollará a lo largo de estas tres semanas, y siguiendo las indicaciones de la DIA, se desplegará un programa de vigilancia ambiental para garantizar los controles en la columna de agua, los niveles sonoros emitidos por la draga y el estado de la flora y la fauna en el ámbito de trabajo del buque, para evitar cualquier daño a la biodiversidad de los fondos marinos.

La mejora de los tráficos siderúrgicos en marzo invita al optimismo

Sin lanzar las campanas al vuelo, el Puerto de Avilés afronta el cierre del primer trimestre del año con un balance más optimista de lo previsto inicialmente. Los cuatro millones y medio de toneladas que se fijaron como objetivo para 2021 podrán subir a cinco si se mantiene la tendencia al alza de los tráficos siderúrgicos, tal como detalló el presidente de la Autoridad Portuaria al término de la reunión del consejo de administración. El mes de marzo, señaló, “hemos ido mejorando hasta igualar los resultados de marzo del año pasado; la tendencia a la baja se cortó”.

La satisfacción de los gestores portuarios tiene razón de ser pues el plan de empresa para 2021 no contemplaba llegar a los 5 millones de toneladas del acumulado para el próximo 31 de diciembre. Rodríguez Vega reconoce que el contexto económico general ha tenido una consecuencia directa en el Puerto pero nunca hubo planes de empresa que plantearan 6 millones de toneladas movidas en un año en Avilés.

Actividad en los muelles avilesinos junto al Niemeyer. Lne

El cierre de 2020 en la dársena avilesina fue peor de lo esperado, con cuatro millones de toneladas en un ejercicio que estuvo claramente marcado por el covid-19. Fue una de las peores cifras en doce años, solo superada en 2009 cuando otra crisis económica también azotó a los tráficos portuarios.

Según el balance de marzo, de las 373.300 toneladas de mercancías movidas el año pasado, el salto al mismo mes del presente ejercicio es de 25.727 al lograr ahora subir a 399.027 toneladas. Significativa es la evolución registrada en los muelles de Arcelor, con una variación al alza del 53% con respecto al pasado ejercicio. También ha aumentado el número de buques que pasaron por las instalaciones portuarias de Avilés: de 76 el mes recién finalizado a los 64 de marzo de 2020, en el inicio de la pandemia, lo que supone una diferencia del 21,47%.

En el acumulado del año ya han pasado por el Puerto de Avilés 215 buques, frente a los 177 del ejercicio pasado en las mismas fechas. Se ha movido, no obstante, un número inferior de mercancías: 1.121.603 toneladas frente a las 1.134.601 de 2020, cuando el arranque del año no estaba condicionado por la crisis sanitaria actual cuyos efectos económicos pervivirán aún en 2021.

Compartir el artículo

stats