Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La iglesia de La Maruca cierra sus puertas ante su inminente derribo

El templo, que será derruido para ampliar la superficie comercial, celebró el sábado la última misa entre el pesar de los feligreses

Los feligreses, el sábado por la tarde, en la última misa en la iglesia de San José Obrero de La Maruca.

Los feligreses, el sábado por la tarde, en la última misa en la iglesia de San José Obrero de La Maruca. Mara Villamuza

La iglesia de San José Obrero, la de La Maruca, ha cerrado definitivamente sus puertas. El sábado, a las 18.00 horas, los fieles oyeron la última misa en ese templo que será desacralizado en los próximos días, cuando el arzobispo Jesús Sanz Montes firme el pertinente documento. Después será derribada tras haber sido adquirida por la cadena Lidl al Arzobispado para ampliar la superficie comercial de La Maruca y que cerrará el próximo mes de junio, coincidiendo con el inicio de las obras.

“Dentro de la iglesia aún está el Sagrario y otras imágenes, confiamos en que todo se retire antes de que se proceda a derribar el templo”, señalaron pesarosas algunas parroquianas. “Hasta ahora hubo misa todos los sábados y también algún funeral si la familia lo pedía. Ahora tendremos que ir a oír misa a la iglesia de Raíces Nuevo o a Sabugo, a Avilés”, explicaban las feligresas.

La actual iglesia de La Maruca, obra de Manuel Calvete Llamas, se inauguró el 1 de mayo (día de San José Obrero) de 1976 y contó con la bendición de Gabino Díaz Merchán, entonces arzobispo de Oviedo. El párroco era Juan Heriberto Fernández Suárez. Ya en los años noventa, y ante el crecimiento de Raíces Nuevo, la parroquia de San José Obrero necesitó otro templo. Se construyó una nueva iglesia en unos terrenos adquiridos a Cristalería Española y Santa María de Raíces abrió sus puertas en 1996.

El pasado mes de marzo, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Avilés aprobó la licencia de obra para la demolición del templo, unos trabajos vinculados a la ampliación de la superficie comercial de la cadena Lidl. Las obras de derribo del templo y de ampliación de la tienda estaban previsto que comenzarán en mayo pero, previsiblemente será en el mes de junio y el plazo de ejecución de las obras será de unos siete meses.

En los últimos años, la multinacional alemana Lidl solicitó en varias ocasiones al Ayuntamiento de Avilés la licencia de ampliación de la superficie comercial de La Maruca y le fue denegada hasta que el proyecto fue aprobado hace unos meses. Además de la ampliación de la superficie comercial, el proyecto incluye la construcción de un aparcamiento para más de un centenar de vehículos, precisamente en el lugar que ahora ocupa la iglesia de La Maruca.

Compartir el artículo

stats