Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sepides se propone iniciar en verano el derribo de Baterías tras cerrar el contrato

El Parque Empresarial adjudica la obra a la UTE vasco-asturiana Lezama-Los Álamos, que tendrá que presentar un plan detallado de demolición

Las baterías de coque de Avilés.

Las baterías de coque de Avilés. Mara Villamuza

La demolición de las Baterías de coque de Avilés comenzará el próximo verano, de no surgir nuevos imprevistos. La adjudicación provisional de los trabajos de desmantelamiento a la unión temporal de empresas integrada por la vasca Lezama y la asturiana Los Álamos es ya definitiva, tal como publicó ayer la Plataforma de Contratación del Sector Público. Se abre ahora un plazo de 15 días hábiles para alegaciones, y una vez concluya esta fase se dispondrá de otros cinco días para la firma del contrato, un trámite que debe estar resuelto antes del 24 de mayo. En la sociedad propietaria de los terrenos (Sepides) confían en que, de no haber alegaciones ni surgir imprevistos, los trabajos podrán comenzar en tres meses. Previamente, la UTE tiene que presentar el plan detallado de la demolición.

La alianza empresarial vasco-asturiana, que partía como favorita, se llevó el contrato mixto de los trabajos de redacción de proyecto y ejecución de obra de desmantelamiento y enajenación de materiales y residuos de las baterías de coque por 6,5 millones, la diferencia entre el importe global de la obra (13,7 millones, sin contar el IVA) y lo que se obtendrá por la enajenación de materiales y residuos (7,1 millones). Esta cifra global de 13,7 millones es casi un 23% inferior al presupuesto base de licitación (de 15,6 millones).

La adjudicación sufrió un parón de dos meses por una denuncia interpuesta ante la Fiscalía que vincula al exdirigente socialista Álvaro Álvarez con un presunto delito de tráfico de influencias en relación con el concurso público y que ahora investiga el Juzgado de primera instancia e instrucción número 6 de Avilés. Tras confirmar el Estado que no se produjeron injerencias, la adjudicación siguió su curso.

El Parque Empresarial Principado de Asturias ha adjudicado, además, el contrato para el suministro de energía verde a las obras que se ejecutarán en los terrenos que ocupa la coquería, que tenía un valor estimado de 639.667 euros y un plazo de ejecución de tres años. Llevará a cargo los trabajos la empresa Aura Energía, que se ha llevado el contrato por 567.013 euros.

El parque empresarial que emergerá en los terrenos que ahora ocupan las baterías de coque, el PEPA 2, costará unos 40 millones de euros, tantos como el Centro Niemeyer, que alcanzó los 42. El plan para ponerlo en marcha está estructurado en cinco fases. La demolición es la tercera y a los 13,7 millones del desmantelamiento hay que sumar los alrededor de 4,5 de la descontaminación, la cuarta fase, en la que se trabaja de forma conjunta con el Ayuntamiento y el Principado. El fin último es la urbanización, la quinta y una última fase en la que también se está trabajando. Y es que previamente hay que tramitar una modificación del plan urbano.

Compartir el artículo

stats