Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Bolero”, un semental de 800 kilos que cayó por un acantilado, emprende el vuelo hacia la cuadra

El helicóptero de Bomberos de Asturias logra izar al toro y depositarlo en un prado junto a la playa de Verdicio

Foto de familia de los rescatadores con el toro "Bolero" Mara Villamuza

El toro “Bolero”, un semental de 800 kilos y cuatro años de vida, fue rescatado sano y salvo, ayer al mediodía, por dos dotaciones de Bomberos de Asturias con sendos helicópteros. El astado pasó la noche en la playa de La Carnera (Ferrero), en la parroquia gozoniega de Viodo, al oeste del Cabo Peñas. “Bolero” pastaba tranquilamente el martes por la tarde en las inmediaciones de la ganadería a la que pertenece, Casa Vocal, cuando, a consecuencia de un traspié y tras saltar el pastor eléctrico, cayó ladera abajo y ‘aterrizó’ en la playa de La Carnera después de salvar los más de 50 metros de acantilado.

El animal, con el arnés puesto, todavía en la arena. M. Villamuza

Bomberos de Asturias acudieron con un helicóptero el mismo martes por la tarde pero tuvieron que desistir al comprobar que no podían izar al animal por el peso que tenía. Tras ponerle un tranquilizante para que descansara durante la noche, ayer al mediodía, dos helicópteros del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (Sepa) llegaron a La Carnera, pusieron en marcha el plan de rescate, en el que participaron también la Guardia Civil y la Policía Local de Gozón y, poco después de las 13.00 horas el helicóptero lo deposito sano y salvo, aunque algo aturdido, en un prado junto a la playa de Verdicio.

El toro "Bolero", ya en tierra firme, tras el rescate. Mara Villamuza

“Quedó en un susto, pero tengo que agradecer el trabajo de Bomberos de Asturias y del interés que puso en solucionar el problema el alcalde de Gozón, Jorge Suárez, para poder rescatar al toro porque yo solo no hubiera podido”, señaló su propietario Ángel Arenas. La playa de La Carnera es una cala de piedra y arena de difícil acceso y muy peligrosa para el baño. Está a poco más de un kilómetros a pie de Cabo Peñas, y debido a su proximidad los acantilados de Ferrero representa un aperitivo del paisaje que viene después. Un camino que baja por la pendiente de la ladera de La Carnera es utilizado de forma habitual por los pescadores que conocen la zona para ir al oricio y a la llámpara. “Es peligrosa, no se usa como playa, sólo los pescadores bajan y sólo los que conocen bien esta zona”, señaló Elías Suárez, vecino de Viodo que siguió la labores de rescate de “Bolero”.

Policía Local y Guardia Civil siguiendo el rescate. M. Villamuza

Los técnicos del SEPA sabían desde la tarde del martes que si no lo izaban con el helicóptero, la otra solución, mucho más arriesgada, era devolverlo a tierra por vía marítima. “Imposible subirlo a pie por el acantilado”, aseguraban los vecinos.

“Un susto como este ya se vivió aquí hará unos 20 años. Se cayó una vaca por la ladera, en la zona de La Carnera, pero ya no recuerdo cómo lograron sacarla, aunque no creo que fuera con un operativo como este”, manifestó el Alcalde.

Los curiosos, la mayoría vecinos de la zona, siguieron las labores de rescate desde la zona alta de Ferrero. “Es un animal tranquilo, no se mató de milagro”, subrayaban en los corrillos a pie del acantilado. “Está muy bien cuidado, el dueño de la ganadería trata a sus animales de maravilla, lo está pasando muy mal desde ayer, esperemos que todo termine bien”, manifestaron otros lugareños mientras seguían los desplazamientos del helicóptero para izar al animal.

Vecinos siguiendo el operativo desde Ferrero. Mara Villamuza

“Por la mañana, antes de que llegaran los helicópteros ya sabíamos que estaba vivo porque estaba la arena de la playa llena de huellas de los paseos que debió de dar para salir; tendría hambre”, agregaron.

En un principio estaba previsto que el helicóptero aterrizara en la finca en la que pastaba “Bolero”, sobre el acantilado de La Carnera, junto a la ganadería, pero, finalmente, los técnicos del SEPA optaron por llevar al toro izado en el helicóptero hasta una finca al este de la playa de Verdicio donde fue reconocido por un veterinario y el propietario lo llevó en remolque a la ganadería. Antes agradeció personalmente a todos los miembros que participaron en el operativo la labor realizada que fue seguida tanto en la Carnera como en Verdicio, por el gerente del SEPA, Oscar Rodríguez.

Compartir el artículo

stats