Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alu Ibérica solo fundió 1.200 toneladas en abril, el peor mes desde su privatización

De mantenerse el bajo ritmo productivo, el año se cerrará con el tercer récord negativo consecutivo

Fábrica de Alu Ibérica

Fábrica de Alu Ibérica Ricardo Solís

La fábrica avilesina de Alu Ibérica, antigua Alcoa, va de mal en peor. La producción del pasado mes de abril fue de tan solo 1.200 toneladas, lo que constituye un hito sin parangón: es la menor producción de aluminio de la planta de San Balandrán –a excepción del mes que estuvo parada por el confinamiento domiciliario que impuso el Gobierno en marzo de 2020– desde que la misma pasó a manos privadas en 1998. El pésimo dato del mes de abril no viene más que a refrendar el declive productivo generalizado en el que está inmersa la fábrica de San Balandrán desde que Alcoa, su dueña hasta 2019, la vendió al fondo de inversión suizo Parter Capital y este, a su vez, la revendió unos meses más tarde a Grupo Industrial Riesgo, su actual propietario. El año de la primera venta (2019) y con gestión compartida entre Alcoa y Parter Capital, la producción se desplomó de las 85.000 toneladas producidas de promedio los dos años anteriores a 30.734. Esa cifra supuso el récord negativo de la serie histórica. Ya en 2020, cuando Grupo Riesgo tomó el control de la factoría en primavera, la producción volvió a caer –24.254 toneladas–, empeorando así el dato del año precedente. El primer cuatrimestre de 2021 se ha saldado con 6.969 toneladas de aluminio fundido, lo que de extrapolarse al total del año equivaldría a 20.967 toneladas, otra vez por debajo del récord negativo vigente.

La capacidad teórica de producción de la fábrica de aluminio de Avilés es de 150.000 toneladas anuales, una cifra que solo se puede alcanzar con las series de electrolisis en funcionamiento. Alcoa paró esas instalaciones antes de traspasar la fábrica a Parter Capital, condenando así a su sucesor en la propiedad a fabricar aluminio mediante reciclaje de chatarra, un método menos eficiente y que da lugar a un producto de menos pureza y, en consecuencia, con menos valor añadido. Incluso antes de vender la factoría tras haber anunciado su intención de cerrarla, Alcoa redujo el ritmo de producción de las series de electrolisis a dos terceras parte de la capacidad total.

Como ha venido informando este diario, la pírrica producción de aluminio en la fábrica de Avilés es el resultado de un conglomerado de hechos a cual más preocupante: por decisión empresarial, solo se mantienen activos uno o dos hornos de fundición de los ocho existentes; las coladas se han reducido a una o dos al día, en buena medida porque escasean la materia prima que fundir y otros materiales necesarios en el proceso; y eventualmente se producen desabastecimientos de chatarra que obligan a parar los hornos.

Producción de aluminio

en la fábrica de Avilés

Datos anuales en toneladas

85.756

85.131

81.112

66.433

Extrapolación del dato del primer cuatrimestre

30.734

24.254

20.967

2015

2016

2017

2018

2019

2020

2021

Producción de aluminio en la fábrica de Avilés

Datos anuales en toneladas

85.756

85.131

81.112

66.433

Extrapolación del dato del primer cuatrimestre

30.734

24.254

20.967

2015

2016

2017

2018

2019

2020

2021

El hundimiento de la producción de aluminio a niveles que ningún trabajador en activo recuerda coincide, paradójicamente, con la escalada de la cotización del metal en la Bolsa metalúrgica de Londres. “A estas alturas, no queda nadie que no se haya dado cuenta de que la venta fue una estrategia diseñada para salir mal, un artificio para quitar a esta fábrica de la circulación. De no ser así, y con el precio del metal por las nubes, cualquier inversor medianamente serio habría puesto la planta a trabajar a tope para beneficiarse del buen momento del aluminio”, manifiesta un dirigente sindical de la empresa.

El plazo de ‘tutela’ que Alcoa pactó para su antigua fábrica de Avilés expira el 31 de julio. A partir de ese día, la multinacional estadounidense dejará de aportar dinero a la factoría. La plantilla duda que el actual dueño pueda hacer frente a gastos y sueldos a partir de ese día, más cuando evidencia un nulo interés por aumentar la producción de aluminio, la única forma en que Alu Ibérica podría ganar dinero.

Grupo Riesgo vuelve a crispar los ánimos al dilatar el pago de la nómina

A día de ayer, 3 de mayo, la mayoría de los trabajadores de la plantilla de Alu Ibérica no había cobrado la nómina de abril pese a que el convenio de la empresa señala que el abono se debe hacer el día 28 del mes. Pese a lo repetido de este incumplimiento de la obligación salarial, o precisamente por esa reiteración, el malestar de los trabajadores con la informalidad de los gestores de la empresa (Grupo Industrial Riesgo) va en aumento. Los miembros del comité tienen previsto analizar hoy mismo qué tipo de medidas adoptan para forzar a la dirección a ser puntual y más diligentes con el pago de los salarios de la plantilla. Al igual que en ocasiones anteriores en que se produjeron retraso en el ingreso de las nóminas, los trabajadores más afectados con los adscritos a las series de electrolisis y sus servicios asociados. El hecho de que haya retrasos crispa a la plantilla y la existencia de agravios entre colectivos no hace más que atizar aún más esa crispación. Con anterioridad, Riesgo fue impuntual en el pago de otros conceptos recogidos en el convenio.

Compartir el artículo

stats