Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

abilio álvaro azofra | Secretario general de la unión comarcal de la UGT

“A la ‘ministra verde’ le diría: menos prisas, que de polución sabemos un rato”

“No cejaré de presionar para que en el solar de baterías de coque se ponga una gran industria”

Abilio Azofra, ayer, en la Casa de Cultura

Abilio Azofra, ayer, en la Casa de Cultura R. Solís

Abilio Álvaro Azofra (Valliniello, 1961) llega a la secretaría comarcal de la UGT, el sindicato en el que milita desde su juventud, cargado de la experiencia que le han dado los muchos años dedicado al comité de empresa de Arcelor, donde nunca estuvo liberado y siempre desempeñó un trabajo tan eficaz como discreto. El vacío de poder manifestado tras la marcha de su antecesor, Iñaki Malda, le ha convencido de la necesidad de dar un paso al frente, por más que los retos se antojen formidables.

–Una pandemia y una crisis industrial de las que marcan época. No parece el escenario ideal para ponerse al frente de un sindicato.

–Me tengo por una persona adaptable y los retos que plantea la actualidad me ilusionan. A diferencia del trabajo en primer línea que se desarrolla en una sección sindical como de la que vengo, el cargo de secretario general es más institucional... Espero estar a la altura.

–Se ha rodeado de solo cuatro personas, ¿no son pocas?

–Quería un equipo corto pero de gente comprometida. Los perfiles son perfectos y se trata de gente que no se va a liberar, que mantendrá su trabajo y que tiene disposición para dar un poco de su tiempo a la unión comarcal. Es gente de ésa que aporta y cada vez es más difícil encontrar a personas que se quieran implicar.

–¿Cuáles son sus prioridades de gestión inmediatas?

–Por la urgencia y gravedad del tema, la crisis de Alcoa. El sindicato estará vigilante y será exigente en el cumplimiento de todo lo prometido. Otra de mis mayores preocupaciones es el suelo que se va a liberar en baterías de coque, y mi obsesión es que las administraciones y cuantos tengan poder decisorio trabajen para que ahí se instale una gran empresa, una actividad tractora de la economía.

–Tanto usted como Javier Fernández Lanero pusieron de manifiesto en el Congreso que España tiene una deuda pendiente con Asturias, especialmente dañada en el proceso de reconversión energética. ¿La captación de esa industria en la que usted piensa sería una forma de empezar a pagar la factura?

–Avilés estuvo décadas ‘comiendo’ polución, bien se lo puedo decir yo que me crié en Valliniello. Lo mismo que desde un satélite se ve el mar de plástico de Almería, se veía la mancha marrón que era la ría de Avilés. O sea que no va la “ministra verde” a venir a darnos clases de medio ambiente y ecología... A la señora ministra le diría que levante el pie del acelerador, que sin prisas, que de humos y malos olores sabemos un rato. A ver si nosotros nos empachamos en el pasado de contaminación para que ahora nuestros hijos tengan que marcharse de esta región porque alguien decide condenarla a la desertización industrial.

–¿Cuánto de grande es el trozo que ocupa la industria en su mix ideal de actividades económicas de la comarca?

–Tenemos mucha industria, somos de hecho uno de los territorios españoles con más concentración, y nos va bien así; o sea que por qué habría que reducir su peso. Ojalá lo pudiéramos incrementar. Dicho esto, yo no creo que la industria sea excluyente de otras actividades económicas o éstas incompatibles con la industria. A la vista está que vienen cruceros a Avilés y atracan al lado del muelle siderúrgico sin que nadie se espante. Lo mismo podemos decir de los turistas que antes del covid, y esperemos que también después, nos visitaban por miles. La industria es la base sobre la que se construye el resto.

–¿Cree en el potencial de la I+D como factor de atracción de empresas?

–Lo que creo es que somos una comarca privilegiada por tener los centros de innovación punteros que tenemos. Al igual que la industria, estas cosas hay que cuidarlas.

Compartir el artículo

stats