Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Masajes salvavidas y con placa

La Policía Local contará a partir del día 12 con dos desfibriladores para atender problemas cardiacos urgentes

Emilio Toimil en pleno masaje cardíaco ante Juan Álvarez que señala el ambú.

Emilio Toimil en pleno masaje cardíaco ante Juan Álvarez que señala el ambú.

Dos coches patrulla de la Policía Local contarán a partir del día 12 con un desfibrilador cada uno para atender paradas cardiorespiratorias, lo que supondrá un complemento más a la práctica de la RCP habitual a la hora de “salvar vidas”. Ambos vehículos contarán con una pegatina identificativa. Los nuevos dispositivos llegarán una vez que todos los agentes de la plantilla avilesina pasen un curso para aprender a usar desfibriladores. Cada grupo recibe una formación de dos horas y media en el complejo deportivo de El Quirinal, impartida por médicos del Hospital San Agustín.

El inspector de la Policía Local de Avilés, Santiago Osorio, explicó que 72 agentes realizan este curso de “refuerzo en primeros auxilios” para a su vez familiarizarse con los dispositivos a utilizar en situaciones de emergencia. Los agentes suelen llegar antes a los imprevistos que los servicios médicos y por ello, la plantilla ha de estar preparada para “salvar vidas”.

“Ya tuvimos varios casos en los que tenemos que utilizar masajes cardíacos y respiraciones, 30 masajes y dos respiraciones, (estas últimas) se suprimieron por el covid”, indicó el Inspector del Cuerpo Local. Como sustituto del boca a boca se emplea el ambú, que es un dispositivo manual que permite ventilar con presión para las personas con dificultades de respiración. “Hay que intentar perder el miedo a actuar, porque si no se actúa la otra persona se muere. Muchas personas solo con las compresiones puede salir adelante, porque hace que la circulación se reanime”, detalla Cristina Prieto, supervisora del área de Urgencias del Hospital San Agustín.

Sus compañeros médicos de Urgencias, Juan Álvarez e Inés Olaya, calificaron a sus alumnos del curso de ayer como “ordenados y organizados”. Los agentes, detallaron, les trasladaron la importancia de actuar “porque trabajan en la calle y no siempre hay un médico, ante la duda hay que actuar porque así se da la opción de que la persona con parada respiratorio sobrevivir”, concluyeron los médicos-monitores, que atendieron a grupos de nueve agentes cada uno en el turno de este jueves.

Compartir el artículo

stats