Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juez instructor de la causa del “procés” redactará el fallo del “caso Niemeyer”

Pablo Llarena, magistrado del Supremo, designado ponente del recurso que presentaron los condenados

El magistrado Llarena.

El instructor de la causa del “procés” redactará la sentencia sobre los recursos de casación que presentaron ante el Tribunal Supremo los condenados por el “caso Niemeyer”. Pablo Llarena Conde, magistrado de la sala encargada de los asuntos penales del alto tribunal (la Segunda), ha sido designado ponente de este recurso, según ha notificado el alto tribunal a los procesados.

El magistrado ponente se ocupa directamente de la tramitación y estudio del procedimiento y de los recursos, puesto que desde que se incoa la causa en el Tribunal debe haber un magistrado que se encargue de vigilar y examinar su tramitación.

Pendiente está de señalar la fecha de deliberación, cuando el tribunal decide si da la razón a los procesados (en todo o en parte) o si los desestima. En todo caso, el juez Pablo Llarena será el encargado de redactar la sentencia en base al resultado de esa deliberación, según explicaron a este diario fuentes judiciales.

Lo que tendrá que dirimir la Sala Segunda del Supremo es si mantiene la condena que impuso la Sección Tercera de la Audiencia Provincial al exdirector de la Fundación del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, al agente de viajes José María Vigil y al abogado José Luis Rebollo, que fue secretario de la entidad. El tribunal asturiano condenó a Grueso a ocho años de cárcel por un delito continuado de malversación en concurso con otro de falsedad documental, impuso 7,5 a Vigil por un delito de estafa en concurso con otro continuado de falsedad en documental mercantil y concluyó que José Luis Rebollo cometió un delito continuado societario y le impuso dos años de prisión. Quedaron absueltos la exmujer de Grueso y el exjefe de producción del Niemeyer.

Desmontar el delito de malversación es una de las claves de los recursos de las defensas, que ya en el juicio ahondaron en si el dinero que entra en el Centro Niemeyer es público o privado y la naturaleza jurídica de la propia entidad. Los letrados defensores incidieron durante las vistas en que la Fundación del Niemeyer es de carácter privado y que Natalio Grueso no era un funcionario público. El Niemeyer contrajo una importante deuda con proveedores y administraciones públicas durante los años en que el complejo cultural estaba dirigido por Natalio Grueso. El dramaturgo y gestor cultural ha recurrido a un nuevo despacho madrileño especializado en recursos de casación, según fuentes próximas al caso.

Compartir el artículo

stats