Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mariposas de San Juan, termómetro del cambio climático

César Álvarez Laó, de “Mavea”, comenzó a realizar censos de mariposas hace cuatro años y ahora, afirma, “reconozco a muchas especies a simple vista”

César Álvarez, ayer en el Faro.

César Álvarez, ayer en el Faro. M. Villamuza

“Las mariposas son unos bioindicadores, unos organismos que nos indican cómo está cambiando el hábitat”. César Álvarez Laó, del grupo ornitológico “Mavea” lleva casi cuatro años censando mariposas. Ayer por la zona del Faro localizó 16 ejemplares de cinco especies diferentes diurnas. “Cuando comencé hace casi cuatro años, sólo conocía cuatro especies comunes ahora ya las reconozco a simple vista”.

César Álvarez va censando cada ejemplar que se encuentra. Ayer en el Faro hizo dos tipos de recorrido, uno por una zona de arbustos y otro de pradería. Cuando localiza a un ejemplar anota sus características y , como otros muchos expertos igual que él, lo incluye en una web europea BMS para conocimiento de todas las personas interesadas en saber algo más de las mariposas y, en definitiva, de nuestro hábitat.

La red que utilizan para realizar el censo. M. Villamuza

“Este censo lo hago como voluntario. Se hicieron, o se están haciendo, también por voluntarios en Llanes y Grado. Por otra parte, realizo otro censo de mariposas en el Macizo de Ubiña, promovido por el Principado. La Consejería de Medio Ambiente comenzó hace unos tres años a realizar censos de mariposas en los parques naturales asturianos”, abundó en sus explicaciones.

Y señaló que los censos de mariposas sirven para conocer el número de especies “y para ver cómo los cambios del hábitat están afectando a las mariposas y, hoy en día, con el cambio climático es imprescindible conocer esto porque las mariposas son unos bioindicadores del hábitat”, manifestó.

La contaminación y la avispa asiática son algunos de los peligros que acechan a las mariposas. “La avispa asiática es polinizadora, sobre todo le gusta las plantas de hinojo, pero son también cazadoras de otros insectos. Hay que conseguir que no siga incrementándose el número de avispas asiáticas”, manifestó César Álvarez.

Cotejo en la guía de una de las especies de mariposas. M. Villamuza

“Una zona como Nieva que esté en estas condiciones nos hace albergar que hay esperanza”, aseguró. Otro problema para las mariposas y, en general para la mayoría de los insectos polinizadores “es la escasez de prados con gran cantidad de flores, ahora la mayoría son de follaje”.

La jornada de ayer en la que el biólogo avilesino censó 16 ejemplares de mariposa de cinco especies, terminó con un buen resultado “porque es difícil encontrar muchos ejemplares en una zona de costa”. No obstante, este es el principio de la temporada porque en el verano hay muchas más mariposas revoloteando. “El año pasado en julio y agosto conseguimos censar unos 100 ejemplares de 16 especies. Pero en el mundo de los insectos también hay ciclos, hay años con muchos ejemplares y otros con pocos”, reconoce.

“Hay mariposas que crían en Asturias como las blancas de la col que son muy comunes. Pero aquí también se encuentran mariposas migradoras como la Vanessa Atalanta, es una de las más migradoras, se van al centro y norte de Europa y en otoño vuelven”.

Un problema añadido para realizar los censos es la brevedad de su existencia. “Dependiendo de las especies hay mariposas que sólo duran semanas y muy pocas especies duran meses”, explicó. Las mariposas tienen una esperanza de vida muy corta, de entre dos a cuatro semanas, dependiendo de la especie. Algunas especies apenas viven unos días y otras varios meses.

Compartir el artículo

stats