Gracias al avance de la ciencia, hoy por hoy mirarse al espejo y constatar que el cabello de hace 15 o 20 años ha vuelto es una realidad gracias a los tratamientos que se ofrecen en los centros médicos especializados. Desde el trasplante o microinjerto capilar a la mesoterapia capilar, el plasma rico en plaquetas o el Dermapen capilar.

Alrededor de la mitad de la población masculina sufre algún tipo de pérdida de cabello, debido a la genética, el estrés o alguna enfermedad. Esto puede afectar a la apariencia física de la persona y generar problemas de autoestima que limiten la calidad de vida de la persona.

Por fortuna, tiene solución y una operación de trasplante capilar es una solución eficaz y permanente tanto para las personas que experimentan calvicie de patrón masculino, también conocida como alopecia androgenética, como para mujeres que experimenten cualquier tipo de calvicie, consiguiendo resultados naturales e indetectables en diferentes zonas. Se trata de una cirugía menor ambulatoria que se realiza en un entorno quirúrgico hospitalario. Mediante un procedimiento microquirúrgico, se pueden repoblar las zonas afectadas por alopecia implantando unidades foliculares del propio paciente obteniendo resultados estéticos, duraderos y sumamente naturales, ya que al ser pelo del propio paciente, no existe posibilidad de rechazo y la uniformidad del resultado resulta asombrosa. Además, no hace falta irse a Turquía, donde se ofertan muchos tratamientos “low cost”, ya que en Asturias no sólo pueden encontrarse centros donde realizan este procedimiento a buen precio, sino que también ofrecen el necesario seguimiento post-operatorio.

La Clínica Rozona cuenta con una nueva Unidad Capilar integrada por un equipo médico especializado dirigido por los Doctores Rivera Blanco y Moraleda de Acuña, quienes realizan el diagnóstico personalizado con Tricoscopio para adaptar a cada caso el tratamiento más adecuado y menos invasivo posible. Y es que cada caso puede requerir de un tratamiento diferente, existiendo, además de la técnica del injerto, otras no invasivas que permiten solucionar los diferentes problemas capilares que se puedan dar en cada caso.

Algunas de las técnicas más efectivas son: la mesoterapia capilar, con vitaminas o hialurónico –tratamiento de bioestimulación, que a través de pequeñas inyecciones, totalmente indoloras, subcutáneas, activa biológicamente las células capilares, aumentando el espesor y el crecimiento del cabello–, plasma rico en plaquetas –tratamiento mediante el que se genera plasma de la sangre del propio paciente, utilizando los factores de crecimiento, para inyectarlo en el cuero cabelludo para favorecer ese crecimiento capilar–, y Dermapen capilar, un tratamiento que consigue activar el cuero cabelludo mediante la combinación de vitaminas.

Estas técnicas se pueden aplicar de forma complementaria con el Tratamiento Led, tanto en la clínica como en casa para aumentar el riego capilar y aumentar la efectividad del tratamiento.