DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi el 30% de los accidentes mortales en Asturias se registran en vías urbanas

Tráfico presenta en Avilés la campaña informativa sobre la reducción de velocidad en las ciudades, que ya está en vigor: "Aquí es una realidad hace tiempo"

Así se aplica el límite a 30 kilómetros hora en Asturias VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

El velocímetro no puede superar los 30 kilómetros por hora en los cascos urbanos de las poblaciones asturianas. Hoy ha entrado en vigor, seis meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), la modificación del Reglamento General de Circulación, que establece esta velocidad como límite genérico para las vías urbanas de un solo carril por sentido. Las ciudades asturianas ya llevan preparándose desde hace tiempo para echar el freno y reducir los humos al volante: "Muchas ya tenían extendidas las calles 30, algunas han tenido que cambiar alguna señalización o la modificarán, pero aquí ya estábamos acostumbrados a esta velocidad", ha señalado la Jefa Provincial de Tráfico de Asturias, Raquel Casado. Disminuir la siniestralidad es el principal objetivo de esta limitación. El 29% de los accidentes mortales registrados en Asturias en 2019 tuvieron lugar en vías urbanas.

Raquel Casado ha presentado este mediodía en el barrio avilesino de La Luz la campaña informativa de la nueva normativa, acompañada de los concejales del Ayuntamiento de Avilés Raúl Marquínez, responsable del Área de Recursos Humanos y Tráfico, y Pelayo García, responsable del Área de Movilidad, Sostenibilidad, Mantenimiento y Diseño Urbano.

En las vías donde no hay diferencia de altura entre la calzada y la acera, la velocidad máxima permitida es de 20 km/h y, cuando hay dos o más carriles por sentido, 50 km/h.

"Se trata de recordar que el 30 existe y que el 20 se aplica en las calles donde la calzada y la acera están al mismo nivel. Se da cobertura a los ayuntamientos con el gran trabajo que venían haciendo para reducir  la accidentabilidad. Estaban aumentando los fallecimientos de peatones en vía urbana y todos sabemos que reducir la velocidad hace que las consecuencias del accidente sean menores: pacifica el tráfico, da más espacio y seguro a otros medios de movilidad que se han ido desarrollando (la bicicleta, los patinetes), se reduce la contaminación, hay menos ruido. Se trata de conseguir ciudades más amables para los ciudadanos, en las que los peatones y los nuevos medios de movilidad sean realmente los dueños de la vía y los vehículos tengan su espacio, pero respetando que todos debemos compartir espacio en la ciudad", ha añadido la responsable de Tráfico en Asturias.

La distancia necesaria para detener un vehículo se reduce a la mitad al pasar de 50 a 30 kilómetros por hora. La distancia de frenado a 30 kilómetros por hora es de 13 metros y llega hasta los 36 a los 50 kilómetros hora. La velocidad 30 en las vías urbanas con un solo carril por sentido garantiza poder reaccionar si aparece un peatón, una bicicleta o si alguien abre la puerta de un coche de forma imprevista.

En 2019, el 53% de los accidentes con víctimas de Asturias se registró en vías urbanas, en ellos perdieron la vida nueve personas (29%), 78 resultaron heridas hospitalizadas (41%) y otras 1.279 (51%) heridas pero de menor consideración.

Ocho de los nueve fallecidos en 2019 eran usuarios vulnerables: siete peatones y un motorista.

Los concejales avilesinos incidieron en que los cambios en Avilés serán mínimos puesto que "la zona 30" se ha ido implantando en la ciudad en el último año. La velocidad máxima para circular por las calles urbanas es de 30 kilómetros por hora (a 20 en las peatonales y en las de plataforma única, como Emile Robín y el segundo tramo de La Muralla). Solo se mantendrá el 50 en las rondas, y en los carriles de salida de la ciudad, puesto que en las entradas el límite ya estaba en 30 kilómetros por hora. "En Avilés los ciudadanos son conscientes y responsables y no se producen grandes alteraciones en la velocidad", ha destacado Raúl Marquínez.

Compartir el artículo

stats