DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia Nacional nombra a los seis interventores judiciales de Alu Ibérica

Los limpiadores de las fábricas denuncian ante Trabajo el retraso en el abono de nóminas

Una furgoneta de la Policía Nacional en una de las calles de la fábrica de aluminio de Avilés.

Una furgoneta de la Policía Nacional en una de las calles de la fábrica de aluminio de Avilés.

La Audiencia Nacional ha citado mañana a los seis auditores que vigilarán las cuentas intervenidas de Alu Ibérica (la antigua Alcoa). Están destinados en las delegaciones de Hacienda en Oviedo, Gijón, La Coruña y Lugo. El encargo que tienen es aclarar el desempeño contable de los hombres de Víctor Rubén Domenech (que también es conocido como David Domenech) que en el mes de abril del año pasado se hicieron con el control de las fábricas alumineras de San Balandrán (Avilés) y A Grela (La Coruña).

El nombramiento de los seis administradores judiciales es un paso adelante en la investigación abierta por María Tardón, que es la magistrada titular del Juzgado Central Número 3, a cuenta de una denuncia presentada por los sindicatos con representación en los dos comités de empresa.

A juicio de los querellantes, existen indicios de delitos de estafa agravada, insolvencia punible, apropiación indebida, delito contra la seguridad de los trabajadores y pertenencia a grupo criminal. La acción se dirige contra, entre otros, Víctor Rubén Domenech y, además, contra las sociedades Alcoa, Alu Ibérica LC, Alu Ibérica AVL y Parter Capital Group. Asimismo, contra la maraña de empresas que orbitan en torno a estas compañías. La jueza que dirige la investigación –y que había ordenado la toma de la fábricas– busca explicar cómo se produjo la compraventa de las plantas y es que señala que la transmisión a Grupo Riesgo de las participaciones sociales de las antiguas fábricas de Alcoa se culminó por un precio muy superior al que abonó Blue Motion Technologies (propiedad de Parter Capital Group) a Alcoa sólo unos pocos meses antes.

Logiplus

Por otra parte, los 18 trabajadores (nueve por cada fábrica de aluminio) de la empresa Logiplus (filial de servicios del Grupo Industrial Riesgo) anunciaron ayer una denuncia ante la Inspección de Trabajo por un nuevo retraso en el pago de la nómina. Los trabajadores de limpieza deberían haber cobrado el 4 de mayo y no ha sucedido. Los que se rigen por el convenio del montaje deberían haberlo hecho ayer mismo, pero tampoco ha sucedido. Además, aseguran los representantes sindicales de estos trabajadores, “David Domenech se había comprometido a entregarnos gafas de seguridad y el abono de la paga de Navidad. Aún estamos esperando”, señalaron.

Compartir el artículo

stats