DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un alumnado sobresaliente en empatía

Cartearse con el niño nigeriano que llegó a Canarias de polizón en un barco conciencia a 50 escolares avilesinos sobre el drama de la inmigración

“Eres demasiado valiente”: Los emotivos textos de los niños de Avilés a un menor nigeriano que llegó a España bajo el timón de un barco Mara Villamuza

El adolescente nigeriano de 14 años cuya azarosa llegada a las islas Canarias impactó al mundo –lo hizo como polizonte de un barco en el hueco que queda entre el casco del buque y la pala del timón– ha establecido una entrañable relación con los 50 alumnos de sexto curso de Primaria del colegio Santo Ángel de Avilés, que le escribieron cartas de apoyo. Prince, nombre ficticio que eligió el muchacho de 14 años, se embarcó a bordo del “Ocean Princess I” en Laos, la capital de Nigeria, como polizonte junto con tres hombres. Tras quince días de travesía llegó a Las Palmas de Gran Canaria a finales de noviembre. En esas dos semanas, el menor vivió en un cubículo de unos dos metros cuadrados, apenas comió en ese tiempo y llegó a beber agua salada. Todo por cumplir su sueño: llegar a Europa.

Enol García, Pilar Fernández y Sara Páez. | Mara Villamuza

Cuando llegó a Las Palmas, muy débil, dolorido y con la piel agrietada, tuvo que guardar la cuarentena por el covid. Su historia la rescató un diario nacional y fue así como la conoció el profesor del Santo Ángel-Salesianos Pablo Díaz, al que se le ocurrió realizar un experimento de empatía en la clase de Lengua. A la idea se sumó el resto de profesores de sexto de Primaria: Pilar Fernández, Sara Páez y Enol García. “Pablo nos propuso la idea de compartir la noticia con los niños y ver sus reacciones”, explican los docentes.

Los escolares, de apenas dos años menos que el menor nigeriano, plantearon escribirle cada uno una carta, algunas incluso acompañadas de dibujos, y así lo hicieron. “En la carta le puse que me parecía muy valiente por lo que había hecho, le deseaba que se encuentre muy pronto con su familia y que ojalá pueda recibir una educación como la nuestra”, explica Miriam Carretón Gonzalo. Un concepto –el de la valentía– que destacaron en sus misivas la mayoría de los alumnos del colegio avilesino.

“Cuando el alumnado escribió las cartas estábamos a punto de comenzar las vacaciones de Navidad. Pablo Díaz decidió llevárselas a casa para, durante las vacaciones, intentar buscar un contacto para enviar las misivas”, explica Sara Páez. La primera llamada fue al cabildo insular de Gran Canaria, luego al departamento de Menores de la isla y, tras algunas llamadas más, Cruz Roja fue el cauce para hacer llegar las cartas a su destinatario.

“Fue hace tres meses cuando mandamos las cartas, y cuando hace unos días nos enteramos que teníamos respuesta no nos lo podíamos creer”, explican los docentes. “Tenemos una carta de Prince, en inglés; nos llegó por whatsapp a través del diario nacional que descubrió su historia y estamos esperando el original”, explican. “La idea de las cartas surgió en clase de Lengua. Pensé cómo podía ser Prince y les conté a mis padres su historia, que no la conocían. Fue un superlogro lo que hizo”, comenta Enol Gállego Rodríguez .

Alumnos del Santo Ángel, en la clase

Alegría, emoción e ilusión es lo que sintieron los 50 escolares y sus profesores cuando supieron que Prince leyó sus misivas y vio sus dibujos. “En la carta le decía que había sido increíble lo que hizo y le deseé un buen futuro y que se encuentre con su familia y amigos”, manifiesta Lucas Saavedra. “Cuando escribimos las cartas, lo que creo que más necesitaba Prince eran ánimos por estar lejos de su familia; supongo que las cartas le habrán venido bien”, explica Mateo García García.

El alumnado de sexto de Primaria del Santo Ángel-Salesianos destaca en su cartas la odisea de Prince, al que consideran víctima de unos problemas que les son ajenos a los adolescentes del mundo occidental. “Le puse en la carta que me había parecido impresionante viajar tantos días sin comer y bebiendo agua salada”, dice admirada Daniella Cornide Cortés.

“Una de las primeras preguntas que hizo Prince cuando le entregaron las cartas, según nos han contado, fue preguntar dónde queda Avilés”, dicen los docentes. Prince ha dejado en Nigeria a su abuela, a su hermana y a muchos amigos. Ahora los escolares avilesinos esperan la carta de agradecimiento de puño y letra que Prince les anunció. Quizás, también, su visita.

Compartir el artículo

stats