Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Robótica para niños en Avilés: aprender con diversión

Alumnos del Marcos del Torniello programan un mono para tocar el tambor con piezas de Lego: “Es complejo, pero asumible”

El monitor Dani Rodríguez explica el taller a los alumnos de 3ºA del Marcos del Torniello.

El monitor Dani Rodríguez explica el taller a los alumnos de 3ºA del Marcos del Torniello.

Las nuevas tecnologías se han hecho un hueco en las aulas del colegio Marcos del Torniello, en Versalles. Y los pequeños están encantados. Aprenden programación informática como si de un juego se tratara, es más, son capaces de construir un robot de un mono que toca el tambor con piezas de Lego y casi sin inmutarse. “Es una experiencia muy bonita, montamos un mono, podemos moverlo, modificarlo,...”, explica Diego Novo, uno de los alumnos de la clase de 3.º A del Marcos del Torniello. A su compañero Izan Valero también le resulta una tarea “fácil” y todo pese a que también tiene que utilizar “sensores y cables” para que “el mono se mueva”. “Es complejo pero es asumible, por eso hay que pensarlo bien todo antes”, apostilla Samuel Villacastín.

Arriba, Samuel Villacastín con el robot “mono” y sobre estas líneas, una alumna en plena fase de programación. | Ricardo Solís

Para definir cada uno de los movimientos del simio hecho a base de piezas de Lego, los pequeños amantes de la robótica emplean un ordenador en el que programan cada paso son sencillas técnicas. Los talleres de robótica se desarrollaron durante la pasada semana y volverán la última de mes.

“Los alumnos se desenvuelven muy bien, si son más pequeños se nota menos motricidad pero como conocen las piezas de Lego, todo es más fácil. Los niños son nativos digitales y este tipo de actividades basadas en la programación apenas les supone dificultad”, indica el monitor del taller de la empresa Robotix, Dani Rodríguez, que el pasado viernes pasó unas horas con la clase de 3.º A y la de 3.º B explicando la manera de que un mono pueda tocar el tambor y haga caso a las instrucciones que le dan los pequeños desde el ordenador.

Robótica para niños: aprender con diversión

La actividad forma parte del proyecto “Proa” y del plan de digitalización del centro. “Tras invertir un montante importante, en nuestro centro todos los alumnos tienen dispositivos digitales a su alcance (tablets, ordenadores,...) que podrían llevar a casa con un alquiler gratuito en el caso de confinamiento”, señala la jefa de estudios del Marcos del Torniello, Marta Quirós. “Ahora damos un paso más con la robótica”, apostilla la docente que valora la capacidad creativa del alumnado a la hora de trabajar con las nuevas tecnologías. Las clases de robótica se componen de cuatro sesiones para cada grupo, desde Infantil a Primaria, y además, los mayores, los de quinto y sexto cursos aprenden a manejar una impresora 3D, que será el siguiente paso que abordarán en su formación.

El profesorado del centro también ha recibido formación, en pequeños grupos para adquirir conocimientos sobre el funcionamiento de la impresora 3D y sus posibilidades escolares. “Estamos aprendiendo mucho y podremos enseñárselo a nuestros hermanos y nuestros padres”, señalan los pequeños informáticos de 3.º A como Mileyni Navaz, quien observó que le sobraban piezas de su “mono tambor”. Pero eso no le impidió disfrutar de un robot construido con sus propias manos, junto a sus compañeros y aplicando conceptos básicos de programación. “Los robots no se mueven por sí solos, hay que darles instrucciones”, comentan ya con el mono con piezas de Lego que toca el tambor construido. Una forma de salir de la rutina diaria de la clase.

Compartir el artículo

stats