Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La costera de bocarte cierra este mediodía dejando buen sabor de boca en los puertos

La flota se reserva un 10 por ciento del cupo total para pescarlo durante el segundo semestre

Bocarte fresco. | Juan Plaza

Bocarte fresco. | Juan Plaza

Las lonjas de Avilés y Gijón, las que concentran las descargas de la especie, dejarán de subastar desde mañana bocarte del Cantábrico toda vez que la dirección general de Ordenación Pesquera ha comunicado a la flota el cierre de la costera a las 12.00 horas de hoy. La razón de esta medida, habitual en tal fecha del año, es reservar el 10 por ciento del total admisible de capturas (TAC) de la especie para su pesca en el segundo semestre, cuando el momento sea más oportuno comercialmente. Es decir, los pescadores han dispuesto del 90 por ciento del TAC en los primeros cinco meses del año, especialmente en marzo, abril y mayo.

Como ya ocurrió en 2020, la campaña de bocarte ha sido exitosa por varios motivos: capturas abundantes y sostenidas en el tiempo, proximidad del recurso a la costa, precio “aceptable”, en palabras de los entendidos en la materia; e incluso buen tamaño de los peces en determinadas fechas de la costera, lo que tiene su importancia de cara al aprovisionamiento de la industria conservera que convierte los bocartes en anchoas.

Hasta el mes de julio, como mínimo, no se volverán a ver bocartes en las canchas de las rulas asturianas. La flota de cerco que participó en la costera, más de 70 embarcaciones en su mayoría de Galicia, País Vasco y Cantabria, junto a cuatro de Asturias, fueron descargando sus capturas en el puerto más cercano al que faenaban en cada ocasión. El Musel se llevó la palma porque el recurso estuvo mucho tiempo concentrado en aguas orientales de Asturias, si bien Avilés también “pilló cacho” de la tarta comercial.

Compartir el artículo

stats