Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alumnado del Carreño Miranda aprende geometría “de manera divertida”

Los estudiantes construyen un fractal con latas de refresco que luce en un lateral del centro

Un grupo de alumnos de 2.º de la ESO del Carreño Miranda, con la profesora de Matemáticas Irene Muñiz junto al fractal. | Ricardo Solís

Un grupo de alumnos de 2.º de la ESO del Carreño Miranda, con la profesora de Matemáticas Irene Muñiz junto al fractal. | Ricardo Solís

El día escolar de las matemáticas se celebró el pasado día 12, fecha de nacimiento de Pedro Puig Adam, un matemático de principios de siglo, que entre otras enseñanzas aportó que el alumnado fuera protagonista de su propio aprendizaje. Con esa idea como base, el área de Matemáticas del IES Carreño Miranda propuso a sus alumnos construir un fractal, una figura geométrica capaz de explicar estructuras de la naturaleza “que se repite asimismo todas las veces que quieras”. Lo cuentan los alumnos de 2.º de ESO como Llara Sedano, Álvaro Pérez, Lucas Pérez y Marcos Tedín.

“Las Matemáticas son aburridas, pero si les pillas el tranquillo son divertidas”, afirma el alumno Antonio Soto. El fractal que construyeron luce en un lateral de la entrada al centro, está hecho a base de latas de refresco. “Son 729”, explican. Entre sí, están selladas con silicona y a su vez con cintas y han permitido amenizar las clases de geometría a partir del triángulo que ‘tiende a infinito’ a partir de ‘potencias de tres’”. El fractal mide 5 metros de alto por 3,80 de ancho.

Han programado a través del ordenador y han aprendido “de una manera más divertida e interesante que una clase normal”. Lucía Ortega, Olaya Carro y Marta Rodríguez detallan que el proceso ha implicado también al departamento de Tecnología: “Nos permite describir formas demasiado irregulares para ser descritas con geometría euclidea”, indica Álvaro Pérez. Una de las plantas que se puede representar con la técnica del fractal es el helecho, abundan los pequeños que durante varias semanas estuvieron jugando entre latas y conceptos matemáticos para desdeñar la idea que esa materia es “aburrida”.

Compartir el artículo

stats