Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Ángel Lázaro, subdirector de la Cátedra de Cine: “En Asturias no hay posibilidad de formarse como cineasta en la Universidad”

“A través de la Cátedra queremos generar focos, laboratorios, lugares de experimentación que favorezcan las creaciones”

José Ángel Lázaro en la calle los Alas.

José Ángel Lázaro en la calle los Alas. R. Solís

El profesor de Comunicación de la Universidad Carlos III José Ángel Lázaro (Madrid, 1974) es el subdirector de la Cátedra de Cine de la Universidad de Oviedo. Además, se encarga de la programación del Festival de cortos de Avilés. Conversa con LA NUEVA ESPAÑA en una sidrería a la vuelta del Ayuntamiento.

–Ya han empezado los trabajos de la cátedra.

–Han empezado los trabajos en la sombra. La Cátedra de Cine es una realidad desde comienzos de año gracias al convenio que firmaron la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento de Avilés. Magdalena Cueto y yo, que somos sus responsables, ajustamos el presupuesto a la financiación del Ayuntamiento y, a continuación, diseñamos una propuesta de actividades anuales. Este trabajo lo llevamos a la comisión de seguimiento a principios de año.

–¿En la Universidad?

–La comisión de seguimiento la integran a partes iguales la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento de Avilés, al ser el financiador de la cátedra. Allí toda la programación fue aprobada y también el presupuesto, y empezamos a trabajar en llevar a cabo esas actividades que habíamos diseñado, que veníamos diseñando desde el año pasado, pero nos encontramos con esta situación pandémica y, además, con un cambio en el Rectorado de la Universidad, con el consiguiente cambio de todas las personas con las que tenemos que trabajar desde la cátedra; así que, digamos, el plan no se ha podido llevar a cabo según el calendario que había. Vamos con retraso en las actividades de cara al público.

–¿Y dónde estamos ahora?

–En el punto en el que nos estamos poniendo de acuerdo todas las partes para echar a andar todo esto. Esperamos muy pronto poder anunciar las primeras actividades para este mes de julio.

–La sede de la cátedra está aquí, en Avilés, ¿no?

–Como consta en el convenio, la sede está en el Centro de Recursos Universitarios de Avilés.

–¿Por dónde va a ir el plan de actividades?

–Durante lo que queda de año 2021 lo que vamos a ver son actividades formativas y divulgativas: vamos a ver una conferencia, alguna “máster class” y alguna visita de personalidades muy reseñadas.

–¿Por ejemplo?

–Si se lo digo, no sé si me van a regañar. Lo vamos a anunciar próximamente.

–Pero ya que estamos.

–Lo sabrá, pero no ahora. Lo que sí le puedo decir es que habrá cursos propiamente de la cátedra, dentro del marco que nos da la Universidad de Oviedo, y cursos en colaboración con otras instituciones importantes dentro del marco cultural del cine y del audiovisual del Principado.

–¿Cómo se asocian Avilés y el cine?

–Avilés y el cine comparten su tradición incluso desde la primera película de la que tenemos noticia que se hizo en el Principado. En este momento, la conexión, la asociación y la chispa vienen del festival de cortometrajes “Avilés Acción”. Ya sabe que soy su programador desde hace años. El certamen tuvo una primera época que terminó languideciendo. El apoyo de la concejalía de Cultura ha tenido un reflote claramente. Es un festival que está creciendo año tras año y donde alrededor de las competiciones de cortometrajes y de las sesiones de largometrajes se ha generado un montón de vida a través del cine, de actividades paralelas, de cursos de formación, de debates sobre temáticas variadas. Tenemos actividades con los institutos. Todo esto ha sido lo que ha acabado por animarnos para que el Ayuntamiento impulse el proyecto.

–O sea, que la cátedra es una consecuencia del festival.

–Creo que el festival explica que el epicentro esté en Avilés. A nivel de estudios superiores en el Principado hay una carencia de estudios cinematográficos. Hay carreras en las que se tratan algunos aspectos del cine de manera muy interesante, en algunos casos, pero no hay posibilidad de formarse como cineasta en la Universidad asturiana.

–¿Debería haberla?

–Sin duda. Hemos detectado que hay una demanda de que haya un grado de Comunicación Audiovisual o de Cine. Te puedes formar técnicamente: tenemos el estupendo centro del Cislan, en Langreo, o un instituto de Oviedo que oferta un grado medio de Cine, pero a nivel universitario no existe. Hay muchos casos de emigración: muchos que quieren dedicarse al cine y sienten que se tienen que ir fuera. Esto nos parece una emergencia. No solo queremos revertir esta situación, sino darle la vuelta: que la gente venga a estudiar a nuestra cátedra. A través de la Cátedra de Cine queremos generar focos, laboratorios, lugares de experimentación a través del cine que den lugar a creaciones.

–¿La cátedra no va por el camino de la exhibición de películas, o sí?

–No, no especialmente. Por supuesto que va a haber, pero la línea principal de la cátedra va por los procesos creativos, sobre los modos de hacer cine y los modos de enseñar a hacer cine. Queremos hacer un núcleo de investigación, pero también un núcleo de creación.

–¿Algo así como la Escuela de Cine del Milán?

–Magdalena Cueto era la directora perfecta de la cátedra porque así enganchábamos aquella escuela de los noventa.

Compartir el artículo

stats