DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parte de las inversiones de Latem Aluminium en Zamora estaban previstas para Avilés

La oposición carga contra Adrián Barbón: “No podemos permitirnos desmantelar la industria”

La comitiva de la Ministra de Industria en la visita del lunes a Latem Aluminium.

La comitiva de la Ministra de Industria en la visita del lunes a Latem Aluminium.

El empresario leonés Macario Fernández, el presidente de Asturiana de Laminados (Asla) y de Latem Aluminium, participó en el “cásting” que organizó la multinacional Alcoa cuando el 15 de enero de 2019 aceptó poner a la venta sus fábricas de aluminio primario de Avilés y La Coruña. Lo hizo “de la mano de un socio europeo”, pero la oferta que presentó –por la fábrica de San Balandrán– no interesó a la empresa vendedora y cayó del proceso, no así su plan industrial (está levantando una fábrica de aluminio reciclado en la localidad zamorana de Villalbrázaro). La oferta que terminó interesando a la compañía norteamericana fue la que habían presentado desde Parter Capital Group, un fondo suizo desconocido en el sector del aluminio a cuyo frente estaba el financiero Rüdiger Terhost. Un simbólico dólar americano.

La propuesta que Macario Fernández defendió cuando presentó una oferta sobre la planta avilesina conllevaba un plan de inversiones. Algunas de ellas las está llevando a cabo en la localidad zamorana. “Estaban previstas para Avilés”, recalcaron fuentes cercanas al desarrollo del proyecto.

La Policía Nacional tomando la de San Balandrán.

El proyecto de Latem Aluminium contempla una inversión cercana a los 240 millones de euros (con retornos de inversión de manera inmediata) y la creación de cerca de 2.000 puestos de trabajo (660 de ellos de manera directa) en León y en Zamora. Esta propuesta contó con el aval del Ministerio de Industria. De hecho, Reyes Maroto visitó el lunes las obras de la fábrica para anunciar que el departamento que dirige va a participar en él a través de un fondo presupuestario especial. Sin embargo, no ha hecho aún nada por solucionar la crisis del aluminio abierta en Asturias y en Galicia, a juicio de los trabajadores, que tienen el cronómetro sonando implacable hacia el precipicio. Preguntado por este diario, ningún representante del grupo parlamentario socialista en Junta General del Principado decidió hacer valoraciones al respecto. Sí que lo hicieron el resto de los grupos.

Para el diputado popular Álvaro Queipo, el anuncio de la inversión del Ministerio de Industria en Zamora “es una muestra más de la ineficacia del Gobierno regional a la hora de defender los intereses asturianos”, señaló. El secretario general del PP de Asturias agregó: “La situación crítica de Alu Ibérica es en gran parte responsabilidad de este Gobierno al que le pedimos que intensifique los esfuerzos para lograr una solución para la factoría. Asturias y Castilla y León se enfrentan a retos de futuro muy similares como el despoblamiento y la descarbonización. No podemos permitirnos desmantelar nuestro sector industrial”.

Susana Fernández, la portavoz de Ciudadanos en la Junta General, señaló: “La inacción del Gobierno de Asturias, sumado a su desidia y dejadez para defender los intereses de la región en Madrid nos llevan a un escenario ya conocido donde la industria asturiana sale nuevamente perjudicada. Defendemos que el Estado invierta en industria, pero le recordamos a ambos gobiernos socialistas que Asturias ha sido de las más perjudicadas”.

José Manuel Gómez de la Uz, el presidente del comité de fábrica en San Balandrán, aplaude que el Estado invierta en la industria, “es lo que venimos pidiendo desde estalló la crisis”, “pero le quisiera recordar a la Ministra, aprovechando que ha iniciado una campaña de inversiones pública, que tenemos en Avilés una fábrica desarmada y que el Estado tiene mucho que ver con ello”, añadió el sindicalista.

La política industrial que defiende el Gobierno del Principado también fue objeto de la crítica por el grupo parlamentario de Podemos. Antes, sin embargo, aplaudió la decisión del Ministerio de Industria de invertir en la planta que Latem Aluminium está levantando en Zamora: “Es una decisión que va en la dirección correcta”, dijo. Y añadió: “Lo que no es de recibo es que el propio Ministerio, después de haber avalado la operación de compraventa en Alu Ibérica, que ha resultado ser a todas luces una completa estafa, haya faltado a su compromiso de reunir a la llamada Mesa de Aluminio para darle una solución definitiva a la crítica situación de la fábrica de San Balandrán, que no pasa sino por la intervención pública de la SEPI”. Y concluyó: “Es inaceptable la inacción de Adrián Barbón, que ha rehusado reunirse con los trabajadores después de innumerables peticiones, evidenciando su falta de sensibilidad con una plantilla”.

Adrián Pumares, el portavoz de Foro en el parlamento, denunció el desmantelamiento de la aluminera de San Balandrán “con la conveniencia del Gobierno de España”. Y reprochó que “tanto el Gobierno de España como el de Asturias, ambos del PSOE, dieron el visto bueno a una operación de compraventa de la factoría de Avilés que acabó siendo un verdadero desastre”. Foro concluyó recalcando su apuesta por la intervención pública a través de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI).

Ángela Vallina, portavoz de Izquierda Unida en la Junta, reprochó que el Gobierno de España anuncie inversiones en una nueva planta de aluminio al tiempo que sigue sin resolver el futuro de Alu Ibérica. Para Valina, lo lógico es que el Estado “se hubiera comprometido, haciéndose con el control de la fábrica asturiana y realizando las inversiones necesarias para lograr la viabilidad de esta industria aquí”. Esta situación, a su juicio, ilustra la falta de política industrial tanto del Gobierno de España como del asturiano.

Ignacio Blanco, el portavoz de Vox, señaló: “Es una lástima que Latem Aluminium no hubiera podido instalarse en Asturias a causa de los problemas que planteó Hunosa para que se instalara en el polígono de Rey Castro, así como la falta de apoyos de los alcaldes de la zona, los sindicatos y el propio Gobierno del Principado”.

Macario Fernández. | Fernando Geijo

Macario Fernández. | Fernando Geijo

Macario Fernández: un empresario leonés que pasó del carbón y el cinc al aluminio


Nuestros objetivos son poner en el mercado un aluminio libre de huella de carbono con etiqueta verde y ser capaces de ser un referente en el mundo para más de una docena de aplicaciones de este metal”. Estas palabras son de Macario Fernández y las pronunció en una entrevista en “La Opinión de Zamora”, del mismo grupo que LA NUEVA ESPAÑA. Y es que Fernández está levantando en Villabrázaro, en la provincia de Zamora, la fábrica de su empresa Latem Aluminium, unas obras que el lunes visitó la Ministra de Industria Reyes Maroto para anunciar que su departamento se sumaba al proyecto sin haber resuelto la crisis del aluminio abierta hace dos años con la venta de las fábricas de la antigua Alcoa en Avilés y La Coruña primero a Parter Capital Group y, después, a Grupo Industrial Riesgo, unas operaciones ahora judicializadas en la Audiencia Nacional. La carrera empresarial de Fernández –que nació en Babia, en León– comenzó en los ochenta en Carbones Tudela Veguín. Pasó después a controlar el grupo MetaZinco, que cerró en 2010 entre polémicas por el destino de los avales públicos conseguidos. Preside Asturiana de Laminados (Asla) desde 2007. De ahí saltó a Villadangos y, ahora, a Villabrázaro, Benavente.


Compartir el artículo

stats