DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cruceros regresan en agosto pendientes de la pandemia, con solo cuatro previstos

Las navieras recuperan la actividad con medidas restrictivas: aforos máximos del 75 por ciento y movilidad muy reducida para los viajeros

El "Braemar", amarrado en Avilés, en 2019.

El "Braemar", amarrado en Avilés, en 2019.

El mes de agosto está marcado en rojo en el calendario de la Autoridad Portuaria de Avilés, cuando está previsto retomar los cruceros. Esta semana se conocía que podrían volver a los puertos españoles. De manera progresiva, las navieras esperan recuperar paulatinamente la actividad tras más de un año de parálisis por la pandemia del covid-19. El fin de la prohibición viene acompañado por una serie de medidas que deben cumplir los cruceros como no superar entre el 70% y el 75% del aforo máximo, además de evitar que duerman más de dos tripulantes en el mismo camarote o establecer grupos con horarios diferentes de comida, embarque y desembarque.

El primer buque que arribará a Avilés será el “Braemar” –uno de los previstos ya el año pasado– y, por el momento, únicamente se prevén tres escalas más, a la espera de la evolución de la pandemia. Entre la nueva normativa de “navegación segura” de las navieras se incluye que los pasajeros deben presentar una PCR o una prueba de antígenos negativas antes de subir a bordo. Asimismo, predominarán los grupos burbuja en el interior de los buques, para evitar la posibilidad de contagios. A juicio de los expertos, los niveles de vacunación invitan a pensar que los cruceros serán un entorno seguro para las vacaciones de este verano, pero las opciones de movilidad que presentan para los pasajeros resultan todavía muy reducidas.

Una actividad al alza

En el caso de Avilés, los buques “Bolette”, “Braemar” y “Borealis” habían suspendido los viajes fijados entre abril y junio, con la problemática añadida de que una mayoría de los que amarran en Avilés procede del Reino Unido, cuyo Gobierno aconseja por ahora no viajar a España.

La importancia que ha adquirido Avilés en los últimos años como escala de grandes embarcaciones se explica en números: el Puerto recibió en 2019 –última estadística posible, pues en 2020 no hubo cruceros– 4.544 cruceristas, un 129 por ciento más que en 2018; mientras que el de Gijón redujo a casi la mitad, un 46,5 por ciento de este tipo de turistas, hasta 15.388.

Compartir el artículo

stats