Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España, la UE y Gran Bretaña atan los cabos sueltos del brexit pesquero

El ministro Planas valora el acuerdo alcanzado porque “da seguridad a los pescadores”

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se declara satisfecho con el acuerdo de pesca en aguas compartidas entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido aprobado ayer por el Consejo, porque “da seguridad a los pescadores españoles sobre las capturas de las que podrán disponer hasta final de año, y atiende sus demandas”.

El acuerdo fija las posibilidades de pesca, los conocidos como TAC (Totales Admisibles de Captura) y cuotas, respecto a las poblaciones de peces compartidas entre la Unión Europea y Reino Unido para el presente año 2021, y en el caso de las especies de aguas profundas también para 2022.

Algunas poblaciones como el jurel (chicharro) del Cantábrico –de interés para la flota asturiana– se fijan también en este acuerdo al formar parte de una población biológica más amplia que incluye aguas del Reino Unido, aunque con una ligera disminución del TAC acorde con la recomendación científica disponible, que a efectos globales y prácticos no tendrá repercusiones en la disponibilidad de cuota para la flota española en el presente 2021. Otra especie afectada es la merluza del golfo de Vizcaya y aguas de Francia.

Además de fijarse los niveles de TAC, sobre los que se aplicarán las claves de reparto entre ambas partes establecidas en el Acuerdo de Comercio y Cooperación, el acuerdo incluye otros elementos relacionados con la utilización de los mismos, que serán objeto de un análisis en mayor profundidad en el comité especializado de pesca entre ambas partes.

Compartir el artículo

stats