Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mitad de los candidatos a Alcoa de Lugo fueron descartados en la venta de Avilés

Liberty, Sidenor y Aludium, al igual que Grupo Riesgo, participaron en el casting por la aluminera de San Balandrán, que ahora investiga la Justicia

La reunión que acordó la venta de Alcoa a Parter

La reunión que acordó la venta de Alcoa a Parter

Tres de los seis inversores que estos días negocian con Alcoa para hacerse con su última fábrica de aluminio en España (la de San Ciprián, en Lugo) son viejos conocidos para la plantilla avilesina de la fábrica de San Balandrán. El grupo industrial británico Liberty House, el fondo Aludium (Atlas Holding) y la compañía siderúrgica española Sidenor sonaron ya como posibles compradores para Avilés y La Coruña. Los tres participaron (en distinto grado) en el casting que la multinacional americana convocó en 2019 para deshacerse de las dos plantas, y los tres fracasaron. Igual que fracasó en aquel momento Grupo Industrial Riesgo (dueño actual de las plantas), descartado por Alcoa en beneficio de Parter Capital, el fondo suizo que pocos meses después le revendería las plantas (renombradas como Alu Ibérica) a Riesgo dentro de un proceso que la Audiencia Nacional investiga por la vía penal ante las sospechas de estafa.

En última instancia, la plantilla de la aluminera de Avilés espera que la Justicia dé por nula la venta de Alcoa a Parter y la reventa de Parter a Riesgo, de manera que las fábricas vuelvan a manos de Alcoa para que la multinacional se haga cargo y dé una solución que, esta vez sí, ofrezca garantías de futuro industrial. O bien que sea la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) quien canalice la búsqueda de ese nuevo inversor. De ser así, la planta de Avilés –que lleva dos años con las cubas de electrólisis apagadas– volvería a la casilla de salida y estaría en la posición que está ahora San Ciprián.

Los caminos de las factorías de Avilés y La Mariña de Lugo podría volver a cruzarse y de ser así, cabe la posibilidad de que el comprador de la planta de Lugo mirase también hacia las otras dos instalaciones que hasta hace dos años formaban parte del mismo grupo. El comité de empresa de La Coruña, al menos, ve con buenos ojos la posibilidad de reunificar la gestión de las plantas bajo una misma compañía. Siempre con el plan industrial como prioridad. Y en Avilés no hacen ascos a esa posibilidad. Todo con tal de salvar la actividad.

Mientras la plantilla avilesina espera novedades judiciales (la sentencia del juicio por la causa laboral o avances en la instrucción de la causa penal) y políticas (la convocatoria de la mesa industrial o la soñada intervención), la lucense comienza su ronda de contactos con quienes esperan que sean sus nuevos patrones en poco tiempo. El jueves, el comité se reunió con Sidenor, que aseguró estar “dispuesta a hacer grandes inversiones y a apostar por la planta a largo plazo”. Este grupo siderúrgico nacional busca la diversificación de su negocio, apostando por el aluminio. Ya coqueteó con la idea en 2019, pero cuando llegó la hora de firmar el contrato de confidencialidad para profundizar en las negociaciones, Sidenor desistió. Esta vez sí ha dado el paso.

Los trabajadores tenían previsto reunirse con Liberty la semana pasada, pero el encuentro se aplazó. Tanto Liberty House (Alvance, GFG Alliance) como Aludium (Atlas Holding) aceptaron el acuerdo de confidencialidad para intentar la compra La Coruña y Avilés. No llegaron a nada porque en la búsqueda de “un comprador fiable y solvente”, Alcoa entendió que la mejor opción era Parter Capital.

Liberty, Aludium y Sidenor compiten ahora con tres candidatos nuevos: Trafigura, Metalcorp y Aldel. Esta vez Alcoa exige que la SEPI actúe como intermediaria en la operación de compraventa, previniendo así problemas legales como los que la han llevado ante la Audiencia Nacional por la pasada venta de Avilés y La Coruña.

Compartir el artículo

stats